Noticias de la Campaña estatal #NoalTTIP

Técnicos del Poder Judicial apuestan por desvincular a éste del dictamen sobre el CETA

Técnicos del Poder Judicial apuestan por desvincular a éste del dictamen sobre el CETA
La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial decidirá este jueves si sigue el criterio de su Gabinete Técnico, o si por el contrario debe emitir un informe sobre el polémico acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá, CETA. El Consejo recibió la petición de pronunciarse hace más de un mes.
MÁS INFORMACIÓN

MADRID 05/07/2017
ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL
Los técnicos del órgano de gobierno de los jueces creen que no es necesario que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se pronuncie sobre el polémico tratado de libre comercio entre la UE y Canadá, CETA, ratificado por el Europarlamento y por el Congreso de los Diputados.
Fuentes del CGPJ explican a Público que el Gabinete Técnico de este órgano ha emitido un informe que considera que no existe base legal para estimar que la facultad consultiva del Consejo se extienda a la autorización parlamentaria de tratados internacionales, sin perjuicio de que esta consulta pueda ser requerida por el Gobierno, las Cortes Generales o las asambleas legislativas de las comunidades autónomas, aclaran.
Teniendo en cuenta que el Gobierno del PP ha evitado pedir este informe hasta la fecha, como le reclamaban las 350 organizaciones sociales, sindicales y medioambientales que integran la Campaña no al TTIP, CETA y TiSA, así como el grupo parlamentario Unidos Podemos, es difícil que el Ejecutivo cambie de criterio y solicite un informe que, según el grupo parlamentario del partido de Pablo Iglesias, es “preceptivo”, como también lo es el del Consejo de Estado, que sí fue requerido por el Gobierno de Mariano Rajoy.
La posición de los técnicos del CGPJ será debatida en la próxima reunión de la Comisión Permanente de este órgano, este jueves, donde además se decidirá si el Consejo debe o no pronunciarse. El informe de los técnicos no es vinculante -como tampoco lo sería el del CGPJ-, pero fuentes del Consejo sostienen que, habitualmente, la Permanente suele adoptar como propias las posiciones argumentadas por el Gabinete Técnico. No obstante, sí reconocen que, en ocasiones, la Permanente sorprende desmarcándose.
Por su parte, desde el Consejo General del Poder Judicial han rechazado pronunciarse sobre este informe, y se han limitado a confirmar que efectivamente entra en el orden del día de la reunión de la Permanente, el 6 de julio.
Cuatro miembros de la Permanente son progresistas
De los ocho integrantes de la Comisión Permanente, cuatro fueron nombrados a propuesta del PSOE: María del Mar Cabrejas Guijarro: Rafael Mozo Muelas; Alvaro Cuesta Martínez y María Pilar Sepúlveda García de la Torre. Teniendo en cuenta el cambio de posición del PSOE en relación al CETA -pasando del ‘sí’ que antes mantuvo la primera dirección del propio Pedro Sánchez a la abstención-, y dado que se les atribuye una orientación política progresista, no es descartable que alguno de ellos adopte una línea distinta a la del Gabinete Técnico.
Como informó este diario, la petición de que la Comisión Permanente estudiase si debía pronunciarse sobre el CETA fue cursada por María Concepción Sáez Rodríguez, vocal del CGPJ, que a su vez atendía a la solicitud de Ecologistas en Acción, una de las organizaciones que forman parte de la Campaña contra el CETA y otros tratados de libre comercio.
Tras pasar por el Congreso de los Diputados, previsiblemente el Comprehensive Economic and Trade Agreement (CETA) llegará al Senado en septiembre, cuando arranque el próximo periodo de sesiones. La mayoría absoluta del PP garantiza su aprobación en la Cámara Alta, y sobre la mesa sólo hay dos vías por las que, recurriendo al Tribunal Constitucional, podría pararse la ratificación del tratado por parte de las Cortes Generales, ambas planteadas por Unidos Podemos.

Podemos llevará el CETA al Tribunal Constitucional, con o sin el apoyo del PSOE

Podemos llevará el CETA al Tribunal Constitucional, con o sin el apoyo del PSOE
El borrador del recurso en el que ya trabaja el partido considera que el tratado de libre comercio entre la UE y Canadá contraviene hasta seis artículos de la Carta Magna
elconfidencial.com
Iván Gil
30/06/2017
Unidos Podemos agotará todas las vías posibles para tratar de frenar el Tratado de Libre Comercio con Canadá, conocido como CETA por sus siglas en inglés, que consideran inconstitucional y que este jueves ya fue aprobado en el Congreso con los votos a favor de PP, Ciudadanos, PNV y PDeCAT. La pelota ahora está en el tejado del Senado, donde está prevista su ratificación el próximo 13 de julio. En la Cámara Alta se presentará un recurso previo de inconstitucionalidad, como ya se intentó en el Congreso, y ante la evidencia de que el pleno vuelva a rechazarlo y se apruebe definitivamente el tratado, Unidos Podemos dará el paso de elevar un recurso de inconstitucionalidad al Tribunal Constitucional.
Para presentar el recurso ante el TC son suficientes 50 diputados, pero desde el grupo confederal tratarán de revestirlo con el apoyo de otros grupos parlamentarios. Una puerta que los socialistas ya han cerrado, pues pese a reconocer ciertos indicios de inconstitucionalidad en algunos puntos, tienen dudas jurídicas a este respecto y descartan tanto acudir al TC como apoyar a Unidos Podemos en el trámite del control previo en el Senado, según fuentes de la dirección parlamentaria del PSOE.
El diputado y portavoz del área internacional de Podemos, Pablo Bustinduy, volvió a dirigirse ayer desde la tribuna del hemiciclo al PSOE para pedirle que se sume al recurso de inconstitucionalidad en el Senado, asegurando que no hay dudas sino certezas a este respecto. Su abstención, les afeó, “es insuficiente” para frenar un tratado que han calificado como un ataque a la soberanía nacional, que quedaría en manos de “poderes que nadie ha elegido”. Se sume o no el PSOE a esta cruzada contra el CETA, que secundan también los sindicatos UGT y CCOO, Bustinduy concluyó: “Vamos a seguir peleando para que este tratado no vea la luz”.
Más allá de las críticas al tratado por no salvaguardar derechos laborales, sociales o medioambientales, como también sostienen los socialistas, en lo referente a su inconstitucionalidad Podemos se centra en dos capítulos del tratado: el referente al Sistema de Tribunales de Inversiones (STI), el más polémico, y el que establece cómo la UE y Canadá organizarán los diferentes comités establecidos por el acuerdo y la naturaleza jurídica de sus decisiones. En total, según el borrador del recurso al que ha tenido acceso este diario, Unidos Podemos considera que el CETA contraviene seis artículos de la Carta Magna (9.3, 23, 24, 93, 117.5 y 119).
Se trata de los relacionados con el principio de unidad jurisdiccional (117.5), con el derecho a la tutela efectiva de los jueces y tribunales (24.1), así como al juez ordinario predeterminado por la ley (24.2), a la gratuidad de la justicia (119), la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos (9.3) o el derecho de la ciudadanía a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes electos.
En línea con lo defendido por las organizaciones sociales y sindicales que se oponen al CETA, desde Podemos ponen el foco en el capítulo ocho del tratado, que establece el mencionado STI (Sistema de Tribunales de Inversiones) para que “los inversores puedan resolver las diferencias con los gobiernos en materia de inversiones de manera rápida e imparcial”. Asimismo, entienden que confirma el derecho a regular en todos los niveles de la Administración.
El responsable de la secretaría para Europa y europarlamentario de Podemos, Miguel Urbán, apuntaba tras la ratificación del CETA en el Congreso una serie de consecuencias tanto económicas como jurídicas que menoscabarían la protección de los consumidores, la salud pública y el medio ambiente. El tratado también limitaría “la capacidad de gobiernos para regular los servicios públicos y revertir privatizaciones fallidas”, además de reducir puestos de trabajo: “La ganancia en ingresos iría a pocas manos y aumentaría la desigualdad”. Con todo, los servicios sanitarios y la educación han sido excluidos finalmente del acuerdo ante las reticencias generadas, además de mantenerse los estándares alimentarios de la UE, por lo que la carne canadiense tratada con hormonas no podrá importarse, como hasta ahora.
El eurodiputado de Podemos añade que el acuerdo, tal y como está redactado, “autorizaría a miles de empresas extranjeras a demandar a los países donde tienen pensado invertir o han invertido por medidas legítimas y no discriminatorias para la protección de la población y del planeta”. En este sentido, critica que establece “un sistema legal paralelo que autoriza a los inversores a eludir los tribunales“.

El Congreso aprueba el CETA desoyendo el creciente debate sobre el impacto de los acuerdos comerciales sobre las personas y el planeta

El Congreso aprueba el CETA desoyendo el creciente debate sobre el impacto de los acuerdos comerciales sobre las personas y el planeta
COMUNICADO DE PRENSA
29 de junio de 2017

La campaña No al TTIP, CETA, TISA, coalición que aglutina a más de 350 organizaciones sociales, sindicales y políticas de todo el Estado, lamenta profundamente el resultado de la votación de esta mañana en el Congreso de Diputados donde se ha dado luz verde a la ratificación del acuerdo económico y comercial entre la Unión Europea y Canadá, el CETA. Pese a este apoyo, la sociedad civil espera que este tratado sea rechazado en alguno de los parlamentos nacionales y regionales de la UE donde deberá ser ratificado.
La ratificación del CETA, que ha contado con el voto a favor de los diputados y las diputadas de los grupos Partido Popular, Ciudadanos, Partido Democrático de Catalunya, y Partido Nacionalista Vasco, significa despejar parcialmente el camino de la puesta en marcha de un tratado comercial y de inversión que, en caso de que llegue a entrar en vigor, pondrá en riesgo conquistas sociales y ambientales y supondrá una pérdida de soberanía.
“Hoy pierde la ciudadanía y gana un modelo de globalización que desregula y da más poder a las grandes corporaciones” ha declarado Miguel Ángel Soto, portavoz de la campaña No al TTIP, CETA, TiSA. “Pero la oposición al CETA está aumentando a ambos lados del Atlántico a medida que la ciudadanía está conociendo detalles del texto y cómo éste afecta a su salud, sus derechos y la protección del medio ambiente”.
Numerosos estudios avalan que estos tratados no mejorarán los niveles de empleo y supondrán graves problemas para las PyMEs, así como impedirán luchar de manera efectiva contra el cambio climático y contra la pérdida de biodiversidad del planeta.
El CETA, además, no incluye un capítulo sobre medidas concretas de apoyo a las PyMEs, a las que el Comité Económico y Social Europeo ven perjudicadas ya que estima que este tipo de acuerdos favorece la expansión de las grandes empresas.
Este acuerdo no prevé sistemas de control y sanción efectiva por el incumplimiento de las obligaciones relativas a los derechos laborales; los convenios colectivos se verán seriamente perjudicados por los mecanismos de resolución de controversias entre inversores y Estados, como de hecho ya ha sucedido en otros acuerdos en vigor; la excelencia que para el mundo agrario supone las Denominaciones de Origen Protegidas y las Indicaciones Geográficas Protegidas se verá claramente perjudicada al solo reconocerse el 10% de ellas.
“A pesar de este tropiezo, desde la Campaña queremos manifestar que no vamos a bajar la guardia. La mayoría de parlamentos nacionales, federales y regionales de la Unión Europea no se han pronunciado aún. Estaremos trabajando codo con codo con la campaña europea para hacer descarrilar el CETA” ha declarado Alberto Martínez, portavoz de la campaña.
Para entrevistas y contacto
Miguel Ángel Soto (626 998 246)
Alberto Mártínez (669 214 095)
Correo electrónico: noalttip@gmail.com

El Congreso aprueba el CETA con el respaldo de PP y C’s y la abstención del PSOE

El Congreso aprueba el CETA con el respaldo de PP y C’s y la abstención del PSOE
Con 179 votos a favor, 79 en contra y 81 abstenciones, la Cámara Baja da luz verde al polémico acuerdo comercial entre la UE y Canadá, que ahora sigue su tramitación en el Senado, donde la mayoría absoluta del PP garantiza su aprobación. En el debate, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, arremetía contra el PSOE por su cambio de posición.
publico.es
MÁS INFORMACIÓN

ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL @Alopezdemiguel
El Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves el CETA, el polémico tratado comercial entre la UE y Canadá. Con 179 votos a favor, 79 en contra y 81 abstenciones, la Cámara Baja da luz verde al acuerdo, que ahora sigue su tramitación en el Senado, donde la mayoría absoluta del PP garantiza su aprobación.
En lo que respecta al CETA ha habido pocas sorpresas por parte de los grupos parlamentarios: PP, Ciudadanos, PNV y PDeCAT han votado a favor mientras que Unidos Podemos, ERC, Compromís y EH Bildu lo han hecho en contra. Como anunció la semana pasada, el PSOE ha decidido enmendar las hojas de ruta de la Gestora y de la primera dirección de Pedro Sánchez y se ha abstenido, pero no ha aclarado si tomará alguna iniciativa sobre el CETA en la votación en la Cámara Alta, que previsiblemente no tendrá lugar antes del nuevo periodo de sesiones, a mediados de septiembre.
Bustinduy: “Vamos a seguir peleando para parar este tratado. Con la soberanía del país no se juega; los derechos no están en venta”
Unidos Podemos ya ha anunciado que pedirá el control previo de constitucionalidad del tratado en el Senado, para que el Alto Tribunal aclare si el CETA cumple lo dispuesto en la Carta Magna.
Es la misma estrategia que siguieron en el Congreso de los Diputados, aunque en esta ocasión en PSOE votó en contra. Al mismo tiempo, el Grupo Confederal Unidos Podemos- En Comú Podem- En Marea seguirá solicitando el informe preceptivo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano de gobierno de los jueces, que hasta la fecha el Gobierno no ha reclamado. Como informó Público, el CGPJ pidió hace un mes un informe a su Gabinete Técnico para aclarar si debe o no pronunciarse sobre el acuerdo, aunque no han trascendido novedades al respecto.
Pablo Bustinduy, su portavoz en Exteriores, denunciaba este jueves que el proceso de ratificación del tratado ha sido “defectuoso” y ha estado “lleno de vicios”. En el debate sobre el acuerdo, antes de la votación, Bustinduy ha acusado al Gobierno de pisar al máximo el acelerador para lograr que el tratado salga adelante, porque es consciente de que la oposición social al CETA sigue creciendo. “Canadá representa un 0.5% de las exportaciones de España, es el país 38 en la lista”, afirmaba, insistiendo en que es un tratado “peligroso” y “anticonstitucional”.
“Vamos a seguir peleando para parar este tratado. Con la soberanía del país no se juega; los derechos no están en venta”, zanjaba.
Santamaría aprovecha el debate para criticar al PSOE
Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aprovechaba su intervención en el debate en nombre del Gobierno para criticar al PSOE por su cambio de posición. “Aunque algunos estrenen hoy posición, esta cámara ha debatido sobre el acuerdo hasta en dos ocasiones”.
Santamaría tiraba de hemeroteca y recordaba unas declaraciones del eurodiputado del PSOE Sergio Gutiérrez, en las que este aseguraba que el CETA “no suponía un peligro para el comercio europeo”, pero tampoco para los estándares “sociales y medioambientales” de la Unión. Casi la mitad de los socialistas europeos evitaron apoyar el CETA cuando fue sometido a votación en el Europarlamento, en febrero, pero la delegación del PSOE votó en bloque a favor del tratado.
La vicepresidenta afirmaba que el texto no ha cambiado desde entonces; “sólo [ha cambiado] el afán de algunos, que en su lucha por liderar la oposición no dudan en hacerse oposición a sí mismos”.

Concentración en Santander


Concentración en Santander

Contra la aprobación del tratado CETA en el Congreso.
¡Si a nuestros derechos sociales y laborales!
¡No a los tratados de libre comercio!
Miércoles 28 de junio, 19:00h
Frente a la delegación del Gobierno
C/Calvo Sotelo, 25

Prémer el botó del NO, és prémer el botó de la Democràcia: El CETA és un mal Acord

La Campanya Catalunya NO al TTIP, CETA, TISA ens dirigim als diputats catalans i diputades catalanes a Madrid que el proper dijous, 29 de juny  han de votar la ratificació del Tractat de lliure comerç entre Canadà i la UE, anomenat CETA.  Les més de 300 organitzacions que formem part de les Campanyes Ni CETA ni TTIP, a Catalunya, a l’Estat espanyol i a Europa, demanem als diputats i diputades el seu vot negatiu a la ratificació del CETA.
Lamentem profundament que el partit socialista (PSOE/PSC) finalment hagi decidit l’abstenció, que considerem un pas endavant respecte el seu posicionament anterior, tot i que no evitarà la ratificació d’aquest tractat. En aquest sentit traslladem al grup del PDCAT al Congrés que una majoria social està qüestionant els tractats de nova generació, que situa els interessos de les multinacionals per davant dels interessos de les persones i sectors industrials i de comerç local i territorial, especialment al teixit de les petites i mitjanes empreses i  sectors de la pagesia catalana que han destinat molta energia i recursos a superar crisis rere crisis i que amb aquests mal anomenats tractats de lliure comerç  ho tindran encara més complicat.
Alertem que el CETA un cop hagi entrat en vigor, és impossible de modificar, per això, les organitzacions aplegades en la Campanya Catalunya No al TTIP, CETA, TISA, demanem que abans de donar llum verda a aquest Tractat, es valori, sigui debatut en profunditat, amb tots els actors afectats i que es calibrin les seves conseqüències.
Som conscients del gran esforç que suposa per les forces polítiques representades al Congrés dels Diputats variar les seves posicions, però ens trobem en un moment decisiu, on sindicats, oneges, l’ecologisme polític i social, el món de la cultura, món del dret i la justícia, el moviment feminista, organitzacions de defensa dels consumidors, sectors de la pagesia, el món local, demanem que se’ns escoltin i s’atenguin les nostres peticions,  avalades per nombrosos estudis, per la comprovació “testada” del funcionament i conseqüències d’aquests tipus de tractats en altres indrets i perquè els diputats i diputades tenen la responsabilitat de prémer un botó havent escoltat les veus de la societat civil organitzada i mobilitzada durant més de tres anys, on se’ns ha negat un debat transparent i a la llum pública. Recordar als nostres representants que el CETA s’ha negociat a esquenes de la ciutadania i s’ha fet a la mida dels interessos de les multinacionals i poders corporatius.
Queden dos dies,  temps suficient per valorar i reflexionar sobre aquesta qüestió que hipotecarà la democràcia, els drets dels treballadors i treballadores, els interessos de les pimes i de la pagesia, els estàndards de protecció mediambiental i el principi de precaució, la sobirania alimentaria i la salut pública, els serveis públics i una justícia democràtica i igualitària.
Campanya Catalunya No al TTIP, CETA, TISA
barcelona.no.ttip@gmail.com

CONTACTES

Portaveus: Àlex Guillamon, 691 501 789 (Entrepobles) / Lucía Bárcena 616632954 (Ecologistes en Acció) / Cristina Pina 660801255 (EsF)
Comunicació: Rosa Mateu 647333897

Quedan dos días para cambiar al No!

En la campaña No al TTIP, CETA, TISA hemos recibido con desanimo la noticia de la decisión del PSOE de abstenerse en la votación sobre la ratificación del CETA.

Consideramos que es un paso adelante con respecto a su postura anterior, pero que en estas circunstancias no es la acción adecuada.
Dada la actual relación de fuerzas en el Congreso, y no siendo necesaria una mayoría absoluta para su aprobación, el proyecto de ley saldrá adelante si los votos negativos no suman más que los positivos.
El CETA no se podría modificar una vez entrado en vigor, por lo que sus efectos indeseables, suficientemente explicados en la carta enviada a los grupos parlamentarios con las firmas de cientos de organizaciones de la sociedad civil y personas relevantes de todos los ámbitos, se convertirían en legislación internacional, la cual, según la convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, estaría por encima de la Constitución Española.

Quedan aún dos días, tiempo suficiente para reflexionar.

Hacemos un llamamiento a cada parlamentario y cada parlamentaria para hacer historia y tomar decisiones valientes en favor de la gente común, no de los grupos de presión económicos, tan poderosos e insensibles.
En estos momentos, todas las miradas de las personas más activas y preocupadas por el bienestar de la sociedad, tanto europeas como canadienses, están puestas sobre el Estado español como miembro de la Unión Europea. No les defrauden.
Notas al editor

Más de 300 organizaciones piden a los grupos parlamentos que voten ‘no’ al CETA

Más de 300 organizaciones piden a los grupos parlamentos que voten ‘no’ al CETA
Representantes de la sociedad civil y de los ámbitos cultural, jurídico, académico y periodístico han entregado este lunes un escrito destinado a aquellos grupos parlamentarios que se muestran a favor del CETA y al Partido Socialista.
publico.es
Más información:

 
Una coalición de 330 organizaciones y representantes de la sociedad civil firman una carta en la que piden a los grupos parlamentarios que no ratifiquen el CETA. Representantes de la sociedad civil y de los ámbitos cultural, jurídico, académico y periodístico han entregado este lunes un escrito en el que llaman a los grupos parlamentarios a votar ‘no’ al tratado comercial con Canadá (CETA) al no estar al servicio del interés público.
El escrito va dirigido a aquellos grupos parlamentarios que se muestran a favor del CETA (PDECat, PNV, Ciudadanos y PP) y que en los próximos días tendrán que votar en el Congreso de los Diputados sobre la ratificación del Acuerdo de Comercio entre Canadá y Europa.
Pero la carta no solo va dirigida a estos grupos sino que también se envía al Partido Socialista, donde se le pide que la decisión final de su grupo parlamentario sea votar en contra del CETA. Según recogen una nota de prensa emitida esta lunes a esta se han sumado a través de Twitter miembros de los partidos socialdemócratas francés, inglés y canadiense solicitando al PSOE cambiar la abstención por una postura más clara de rechazo.
Con esta carta, los firmantes subrayan las preocupaciones crecientes sobre este tratado, reflejado en el elevado número y en la gran diversidad de personas y organizaciones firmantes. En este escribo recuerdan los principales “defectos” del tratado y la demanda, entre las que demandan un periodo de información y debate público en el que se consulte a todas las partes afectadas por el CETA; la democratización de las decisiones, la inclusión de mecanismos de resolución de conflictos, las garantías en el CETA, ninguna privatización y ningún organo que revise las regulaciones.
Esta carta está firmada por los secretarios generales de UGT (Pepe Álvarez), CCOO (Ignacio Fernández Toxo), CGT (José Manuel Muñoz) y de la Unión Sindical Obrera (Julio Salazar), así como de integrantes de organizaciones de consumidores como la secretaria general de FACUA (Olga Ruíz), jueces como Baltasar Garzón y la vocal Blanca Padrós del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona, y académicas como la catedrática universitaria Lina Gálvez.
Asimismo organizaciones como Amigos de la Tierra, ATTAC, Ecologistas en Acción y Greenpeace apoyan esta carta.

COAG, con el apoyo de Entrepueblos, publica un exhaustivo informe técnico sobre las repercusiones del CETA en el sector agrario español

COAG, con el apoyo de Entrepueblos, publica un exhaustivo informe técnico sobre las repercusiones del CETA en el sector agrario español.
Nuestra ganadería de vacuno de carne, porcino y leche, gran perjudicada. COAG pide a todos los grupos políticos que rechacen su ratificación en el Congreso.
Fuente
Descarga el informe completo
– El acuerdo de libre comercio de la UE con Canadá rebaja la estricta normativa comunitaria en materia de seguridad alimentaria, protección del medio ambiente, bienestar animal y derechos laborales.
– Entre otras cuestiones, permite tratamientos alternativos al agua limpia y potable para la desinfección de canales en mataderos como el agua caliente reciclada, tal y como se realiza en Canadá.
– El CETA sólo protege un 15% de las Denominaciones de Origen (DO) de la UE. Productores de naranja canadienses podrán utilizar como marca la denominación “Orange Valencia” aunque los cítricos estén producidos en Vancouver.
Madrid, 26 de junio de 2017. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), con el apoyo de Entrepueblos, ha elaborado un informe técnico sobre las repercusiones del Acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá (CETA).
Tras el análisis comparativo de la normativa comunitaria y canadiense y los textos que recoge el tratado, el informe concluye que la gran perjudicada en materia agraria será nuestra ganadería de carne de vacuno, porcino y leche. El CETA producirá una entrada adicional de carne de vacuno en la UE a arancel 0%, lo que ejercerá una fuerte presión a la baja en los precios del mercado interno de carne de vacuno a nivel comunitario y estatal. Sin olvidar que esta carne entrará libremente en la UE habiendo sido tratada previamente en origen con desinfectantes de canales como el ácido láctico (habitualmente utilizado en los mataderos canadienses y cuyo uso fue autorizado en la UE en 2013 como consecuencia de las negociaciones del TTIP) o con tratamientos alternativos al agua limpia o el agua potable como el agua caliente reciclada (también habitualmente utilizada en los mataderos canadienses y cuyo uso fue autorizado en la UE en 2015 como consecuencia de las negociaciones del CETA).
Asimismo, está prevista una entrada adicional de carne de porcino que podría afectar a piezas de alto valor añadido con el consiguiente impacto en los precios y los mercados. Otro elemento de preocupación es la posible entrada de carne y leche producida con hormonas en Canadá, lo que además de suponer una competencia desleal, pone en cuestión la seguridad alimentaria en Europa.
En cuanto a las Denominaciones de Origen (DO), el CETA sólo protege una pequeña parte del total de DO existentes en Europa: 176 DOs e IGs de productos agroalimentarios europeos, que representan menos del 15% de las más de 1.308 incluidas en el registro europeo. “Por ejemplo, aunque Canadá reconocerá como marca de la UE los productos etiquetados como Cítricos Valencianos o Cítrics Valencians, se permitirá seguir operando a marcas canadienses como Orange Valencia o Valencia Orange”, subraya el texto del informe de los Servicios Técnicos de COAG.
En palabras del Secretario General de COAG, Miguel Blanco, “el CETA es un acuerdo que rebaja la estricta normativa comunitaria en materia de producción y seguridad alimentaria, protección del medio ambiente, bienestar animal y derechos laborales, que influirá negativamente en los ingresos de los agricultores y ganaderos europeos, la calidad y seguridad de los productos a disposición del consumidor, los derechos laborales la calidad del medio ambiente y el bienestar de los animales”. Por todo ello, COAG pide a todos los grupos políticos que voten en contra de su ratificación en el Pleno de Congreso de los Diputados.
El texto del CETA respeta las disposiciones sanitarias y fitosanitarias de la UE y Canadá, pero tiene el objetivo de «armonizar» éstas y el resto de la normativa en la medida de lo posible. En este sentido, COAG y Entrepueblos muestran su preocupación porque “los tribunales de arbitraje, aún en su versión modificada (ICS) y la cooperación reguladora que contempla en CETA presionarán constantemente a la baja las normativas. De hecho la UE ya está rebajándolas en varios casos para adaptarse a estos tratados”, ha subrayado Àlex Guillamón, Coordinador de Entrepueblos.

Más de 300 organizaciones y una amplia representación de la sociedad civil firman una carta instando a los grupos parlamentarios a no ratificar el CET

Más de 300 organizaciones y una amplia representación de la sociedad civil firman una carta instando a los grupos parlamentarios a no ratificar el CETA
· Una coalición de 330 representantes de la sociedad civil y de los ámbitos cultural, jurídico, académico y periodístico han entregado hoy una carta llamando a los grupos parlamentarios a no ratificar el tratado comercial con Canadá (CETA) al no estar al servicio del interés público.
· Entre las primeras firmas están las de los secretarios generales de UGT (Pepe Álvarez), CCOO (Ignacio Fernández Toxo), COAG (Miguel Blanco Suaña), Sindicato Labrego Galego (Isabel Vilalba Seivane), CGT (José Manuel Muñoz Póliz), la USO (Julio Salazar), el SAT (Óscar Reina Gómez) y la secretaria general de FACUA (Olga Ruíz).
· También la han firmado la vocal del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona, Blanca Padrós y el ex juez Baltasar Garzón, académicos como Lina Gálvez, Carlos Berzosa, Marina Subirats, Carlos A. González Svatetz, Arcadi Oliveres I Boadella o el actor Alberto San Juan. Apoyan la carta decenas de coordinadoras autonómicas de ONG de cooperación, la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, asociaciones profesionales como la Asociación Profesional Taxi, la Asociacion de Taxistas Autonomos de Catalunya y Elite Taxi.
· También apoyan la carta organizaciones como Amigos de la Tierra, ATTAC, Ecologistas en Acción y Greenpeace.
La carta está dirigida a los grupos parlamentarios a favor del tratado –PDECat, PNV, Ciudadanos y PP– y que en los próximos días tendrán que votar en el Congreso de los Diputados sobre la ratificación del Acuerdo de Comercio entre Canadá y Europa.
La carta también se envía al Partido Socialista, donde se le pide que la decisión final de su grupo parlamentario sea votar en contra del CETA. A esta petición se han sumado a través de Twitter miembros de los partidos socialdemócratas francés, inglés y canadiense solicitando al PSOE cambiar la abstención por una postura más clara de rechazo.
El texto subraya las preocupaciones crecientes sobre este tratado, reflejado en el elevado número y en la gran diversidad de personas y organizaciones firmantes.
La campaña No al TTIP, CETA y TiSA, impulsora de esta iniciativa, afirma que “la gente de Europa no quiere un tratado que solo beneficia a las grandes corporaciones y que amenaza nuestro frágil planeta y nuestros derechos fundamentales. Llamamos a los grupos parlamentarios a representar a la ciudadanía y a rechazar cualquier acuerdo que no esté al servicio del interés público”.
La carta recuerda los principales defectos del tratado y demanda:
– Un periodo de información y debate público en el que se consulte a todas las partes afectadas por el CETA.
– La democratización de los procesos de toma de decisión, tanto para el CETA como para futuros acuerdos de comercio y de inversión de la Unión Europea.
– La exclusión de cualquier mecanismo de resolución de conflictos entre estados e inversores (como el ICS en el CETA) que garantizan a las corporaciones un sistema judicial paralelo para demandar a los gobiernos.
– Garantías claras que defiendan los estándares sociales y ambientales en el CETA.
– Ningún órgano de Cooperación Reguladora que pueda someter a una revisión permanente nuestras regulaciones actuales o futuras.
– Ninguna privatización de nuestra salud, educación u otros servicios públicos.
 
Carta con firmas DEFINITIVO baja resolución

Páginas