Noticias de la Campaña estatal #NoalTTIP

Bélgica lleva el CETA al TJUE para que aclare si cumple con el derecho de la Unión

Bélgica lleva el CETA al TJUE para que aclare si cumple con el derecho de la Unión
Su dictamen será vinculante pero no afectará a la entrada en vigor provisional de este acuerdo, prevista para finales de este mes. Uno de los puntos a revisar es el mecanismo de resolución de disputas que permite a las empresas demandar a Estados ante tribunales privados, y no ante las justicias nacionales.
E.P.
publico.es
El TTIP canadiense ha sufrido un nuevo golpe. Bélgica ha pedido este miércoles al Tribunal de Justicia de la Unión Europea un dictamen vinculante que aclare si el polémico acuerdo de libre comercio negociado entre la Unión Europea y Canadá (CETA, por sus siglas en inglés) “es compatible con los Tratados de la UE, en lo que afecta a los derechos fundamentales”, según ha informado el Gobierno belga.
La entrada en vigor provisional del tratado está prevista para finales de este mes, tras lograr el visto bueno de la Eurocámara, los 28 -sólo en el Consejo Europeo- y Canadá; pero necesita aún la ratificación a nivel nacional de todos los Estados miembros para que sea aplicado de manera definitiva.
Valonia, que retrasó la aprobación del CETA por parte de Bélgica a nivel europeo, puso como una de las condiciones para retirar sus reservas que el acuerdo negociado se sometiera al dictamen del Tribunal con sede en Luxemburgo, específicamente en lo que respecta al Sistema de Tribunal de Inversiones (ICS), el criticado mecanismo que permite a las multinacionales demandar a Estados si consideran perjudicadas sus inversiones.
Campaña No al TTIP: “Estamos convencidos que el Sistema de Tribunal de Inversiones del CETA atenta contra el Estado de Derecho y la democracia
Con todo, la consulta presentada por Bélgica no afectará a la aplicación temporal del CETA, según ha explicado el Ministerio de Exteriores, ya que las disposiciones sobre las que se pide un dictamen no entrarán en vigor hasta la aplicación definitiva del acuerdo de libre comercio.
En concreto, el Gobierno belga pide un dictamen sobre la compatibilidad del pacto comercial con el derecho de acceso a los tribunales, el derecho a una justicia independiente e imparcial, el principio general de igualdad y el imperativo de ‘efecto útil’ del derecho comunitario y la competencia exclusiva del TUE para interpretar el derecho de la UE.
El documento que ha presentado el viceprimer ministro y ministro de Exteriores belga, Didier Reynders, ante el tribunal europeo es el resultado de seis meses de negociaciones entre los poderes federales y regionales en el país.
La Campaña No al TTIP felicita al “movimiento social belga”
Por su parte, dese la Campaña estatal Stop TTIP, CETA y TiSA, han felicitado al “movimiento social belga” por lograr esta revisión del tratado canadiense por parte del Tribunal. “Ningún otro gobierno europeo había aceptado presentar esta solicitud de dictamen vinculante“, recuerdan.
Rememoran también que varias asociaciones europeas de jueces, académicos y ONG especializadas en el análisis jurídico “han planteado reiteradamente dudas sobre esta compatibilidad”. “Nosotros estamos convencidos que el Sistema de Tribunal de Inversiones del CETA atenta contra el Estado de Derecho, la democracia y los derechos fundamentales de la ciudadanía“, apostillan.
“Celebramos ese tipo de victorias parciales porque nos ayudan contra el autoritarismo de las instituciones europeas, como por ejemplo el intento de la Comisión Europea de impedir que los parlamentos nacionales se pronuncien y voten sobre tratados comerciales como el CETA o el TTIP u otros que se están negociando con Japón y el Mercosur”, zanjan.

La UE estudia una vía rápida para acuerdos como el TTIP sin consultar a los parlamentos nacionales

La UE estudia una vía rápida para acuerdos como el TTIP sin consultar a los parlamentos nacionales
La Comisión Juncker quiere evitar otra escena como la de la cámara de Valonia rechazando de plano el tratado comercial con Canadá.
E.B.
elboletín.com
La Comisión Europea liderada por Jean- Claude Juncker estudia simplificar el camino a la política comercial de la UE con una especie de ratificación ‘express’ de los acuerdos de comercio: eliminará la necesidad de que los tratados deban aprobarse en unos cuarenta parlamentos, nacionales y regionales, de toda Europa.
Según informa Politico.eu, Juncker quiere evitar escenas como la que se vivió en Bélgica a cuenta del acuerdo comercial entre la UE y Canadá, el CETA. El pasado año, la asamblea de Valonia casi acaba con el tratado al aferrarse en firme a su capacidad para vetar, como cámara parlamentaria de un país miembro, un acuerdo que finalmente vio la luz tras la negociación expresa con el parlamento regional.
Bruselas no quiere repetir la experiencia y evoca el rápido ‘sí’ a Japón del pasado mes de julio como guía para avanzar en futuros acuerdos con Australia y Nueva Zelanda. Estos nuevos lazos comerciales serán los primeros en paladear un marco de ratificación de tratos mercantiles en el que parlamentos nacionales y regionales no podrán mostrar su rebeldía.
Según el mismo medio, las propuestas para negociar la modificación se conocerán en cuestión de días, al poco de que Juncker inaugure el curso político en la UE. Los países miembros deberán, no obstante, aprobar este cambio de modelo para la firma de acuerdos tan polémicos como el TTIP.
El borrador filtrado de la propuesta del gabinete de la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, evidencia un nuevo esquema en dos grandes bloques: la gran mayoría de los capítulos de los tratados serán competencia exclusiva de la UE, y habrá de ser ratificados la Eurocámara y por los representantes de cada Estado miembro en el Consejo.
Los parlamentos nacionales sólo serán llamados a dar su visto beno a secciones relacionadas con las inversiones y las futuras vías de resolución de demandas entre inversores y Estados.

La Comisión Europea propone excluir a los parlamentos nacionales del voto sobre tratados comerciales como #TTIP.

LA COMISIÓN EUROPEA PROPONE DIVIDIR TRATADOS DE COMERCIO E INVERSIÓN
El Director General de la DG Comercio, Jean-Luc Demarty, dijo al Parlamento Europeo en una reunión a puerta cerrada que la Comisión Europea quiere dividir todos los futuros acuerdos comerciales para acelerar su ratificación. Esto permitiría a la UE esquivar futuras crisis de legitimidad y el veto de parlamentos como el de Valonia el año pasado cuando la región belga se tomó en serio el asunto y rechazó al acuerdo comercial UE-Canadá por afectar gravemente a los Derechos Humanos, los servicios públicos, la agricultura y los derechos laborales, entre otros.
– El nuevo plan consiste en que la Comisión Europea negocie acuerdos comerciales que contengan sólo capítulos que son competencias exclusivas de la UE, de acuerdo con una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y luego negociar acuerdos de inversión por separado. Esto haría que los acuerdos comerciales entrarán en vigor sin la participación de los parlamentos nacionales y regionales (véase gráfico adjunto).
– Se empezaría con las negociaciones con Australia y Nueva Zelanda: el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, presentará rápido un mandato de negociación para ambos acuerdos comerciales durante su discurso del Estado de la Unión el 13 de septiembre.
– Los gobierno de la UE debatirán los mandatos de Australia y Nueva Zelanda -incluyendo la división potencial- en una reunión especial del comité de política comercial en Tallin los días 21 y 22 de septiembre, y los ministros de comercio también podrán discutir el tema en su reunión del Consejo de la UE en Bruselas el 10 de noviembre.
– Este ataque a la democracia y el intento de excluir a los parlamentos nacionales de su derecho de veto sobre los acuerdos comerciales debe revivir el debate sobre un cambio urgente y radical de las políticas de comercio e inversión de la UE, aprovechando las elecciones en Alemania el 24 de septiembre.
Más información: http://www.politico.eu/article/juncker-proposes-fast-tracking-eu-trade-deals/

América Latina Recibe a la OMC, Debates sobre el libre comercio en la era Trump


América Latina Recibe a la OMC, Debates sobre el libre comercio en la era Trump
Seminario de Formación a Distancia
En el marco de la Asamblea Argentina Mejor Sin TLC, la CLATE, UNI Américas y ATTAC Argentina invitan a participar de un nuevo seminario de formación.
Con el auspicio académico del Instituto Mundo del Trabajo (IMT-UNTREF) y del Instituto de Estudios sobre América Latina y el Caribe (IEALC-UBA).
Se trata de una propuesta de formación destinada a brindar herramientas para comprender el sentido de la llegada de la OMC a la Argentina y reflexionar sobre los posibles impactos de las negociaciones de libre comercio en nuestras economías.
Esta iniciativa está dirigida a dirigentes sindicales y sociales, estudiantes y miembros de la comunidad académica de toda América Latina y el Caribe, así como también a toda persona interesada en temas de economía y política de alta incidencia en la vida social.
El Seminario se dictará a distancia, a través del campus virtual de la CLATE y abarcará seis encuentros semanales consecutivos.
La inscripción es libre y gratuita y se realizará del 14 de agosto al 18 de septiembre a través de:
http://registro.clate.org/
La fecha de inicio de los encuentros será el lunes 25 de septiembre.

Jornadas sobre nuevos tratados de comercio e inversiones

Jornadas sobre nuevos tratados de comercio e inversiones + Encuentro de activistas y campañas
Cuando: 3-4-5 Noviembre 2017
Donde: Barcelona

Para participar a las jornadas de formación es necesaria la inscripción.
Pincha aquí para inscribirte.
Pronto más información!

El Consejo Constitucional francés considera que el CETA es compatible con la Constitución francesa

El Consejo Constitucional francés considera que el CETA es compatible con la Constitución francesa.
En su análisis distinguió lo que era competencia exclusiva de la UE, lo esencial, y lo que corresponde a los Estados miembros, y comprobó que el CETA no cuestiona la “identidad constitucional francesa”.
El Consejo aclaró que los tribunales de arbitraje no pueden interpretar ni anular las decisiones de los Estados, ya que sus competencias se limitan al pago de daños pecuniarios y a la restitución de bienes. Según el Consejo los tribunales de arbitraje están muy regulados, y por tanto no se infringe el principio de igualdad ni menoscaba la soberanía nacional.
En cuanto al principio de precaución, considera que está garantizado por el marco jurídico de la UE.
Además, el Consejo recordó que el CETA no es irrevocable y que su aplicación provisional se podrá interrumpir de no ser ratificado por todos los Estados miembros.
Artículo completo

El órgano de gobierno de los jueces obvia el CETA y no se pronunciará al respecto

El órgano de gobierno de los jueces obvia el CETA y no se pronunciará al respecto
La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial ha decidido por unanimidad que no es necesario que el Consejo elabore un informe sobre el polémico acuerdo comercial entre la UE y Canadá. La decisión sigue la línea marcada por el informe del Gabinete técnico de este órgano, y cosecha las críticas de la vocal del CGPJ que pidió este informe, así como de Unidos Podemos, que denuncia la “dejación de funciones” del Consejo.
Más información

ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL
CÁDIZ, 07/07/2017
El Consejo de Estado sí emitió un informe sobre el CETA a petición del Gobierno, pero el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) considera que no es necesario hacer lo propio -y, en este caso, el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha evitado pedírselo-. La Comisión Permanente del órgano de gobierno de los jueces ha decidido este jueves por unanimidad no pronunciarse sobre el polémico acuerdo comercial entre la UE y Canadá, a pesar de que este implanta un sistema de arbitraje al que sólo pueden acceder las grandes empresas canadienses -o las miles de filiales estadounidenses basadas en este país-, y de que supone abrir una vía paralela a las justicias nacionales de los 28.
Con siete votos a favor, incluidos los miembros progresistas de la Permanente, y a falta de uno de los integrantes de este órgano, la Comisión sigue la línea marcada por el Gabinete Técnico del CGPJ. Como informó Público este martes, el informe de los técnicos del poder judicial argumentaba que no existe “base legal” para afirmar que es necesario el pronunciamiento de este organismo ante la ratificación de tratados internacionales.
“No hay base legal que permita extender la función consultiva del Consejo General del Poder Judicial, ni incluir en el objeto sobre el que se proyecta la potestad de informe prevista en el artículo 561.1 de la LOPJ, a la autorización parlamentaria de tratados y acuerdos internacionales previa a su celebración, y, en concreto, a la autorización parlamentaria para la celebración del Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA)”, reza el documento elaborado por el Gabinete, fechado el 27 de junio.
La decisión de la Permanente llega un mes y una semana después de que una de las vocales del CGPJ, María Concepción Sáez Rodríguez, pidiese a este órgano que se pronunciase sobre el CETA.
“No asume con convicción sus competencias como tercer poder del Estado”
n declaraciones a este diario, Saéz valora de forma “negativa” la decisión del CGPJ: “Creo que el máximo órgano decisorio del Consejo que, querámoslo o no, nos representa a todos los vocales y, a la postre, a los jueces y magistrados del estado español, no asume con convicción sus competencias como tercer poder del Estado. No ya frente, sino compartiendo con los otros dos poderes del Estado su responsabilidad en una materia que afecta de lleno al núcleo de la función judicial: la jurisdicción de los juzgados y tribunales españoles en su tarea de resolver los conflictos, y juzgar y hacer ejecutar lo juzgado”.
La argumentación de Sáez se basaba en que el informe es preceptivo “a tenor del Artículo 561 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y del Artículo 156, en relación con el Artículo 109, ambos del Reglamento del Congreso, y en conexión con los Artículos 88 y 23.2 de la Constitución Española”.
Bustinduy denuncia la “dejación de funciones” del CGPJ
Por su parte, el Grupo Parlamentario Confederal Unidos Podemos- En Comú Podem- En Marea ha solicitado en reiteradas ocasiones el pronunciamiento del órgano de gobierno de los jueces, que Sáez requirió a su vez a petición de Ecologistas en Acción, una de las más de 350 organizaciones que forman parte de la Campaña no al CETA, TTIP y TiSA.
En declaraciones a Público, su portavoz en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados, Pablo Bustinduy, se muestra “en radical desacuerdo” con la posición del CGPJ.
“Políticamente me parece un ejercicio de dejación de funciones. La ciudadanía sigue indefensa ante la inseguridad jurídica que crea el CETA. No entiendo esta prisa y esta cerrazón para no examinar legalmente un texto de tanto calado. Seguiremos en la pelea para defender el interés público”, apostilla.
Tras recibir luz verde en la Cámara Baja, la tramitación del acuerdo comercial seguirá su curso, en este caso en la Cámara Alta, a partir del mes de septiembre, cuando comience el nuevo periodo de sesiones. La mayoría absoluta de la que goza el PP en el Senado garantiza su aprobación, aunque Unidos Podemos ya ha anunciado que pedirá el control previo de constitucionalidad sobre el CETA en esta cámara, como hizo en el Congreso, donde su solicitud fue tumbada por PP, PSOE y C’s, entre otros.
Además de eso, el grupo parlamentario de la formación de Pablo Iglesias planea presentar un recurso de inconstitucionalidad, al entender que el acuerdo supone una merma de la soberanía española y un serio peligro en lo que respecta al empleo, a la protección de los consumidores o a la defensa del medio ambiente, entre otras esferas.

La Unión Europea y Japón llegan a un acuerdo de libre comercio

La Unión Europea y Japón llegan a un acuerdo de libre comercio
El acuerdo se sellará mañana en Bruselas y podría tener que ser ratificado en las cámaras de cada miembro
05/07/2017
lavanguardia.com
La Unión Europea (UE) y Japón han llegado a un acuerdo político para aprobar el tratado de libre comercio que negocian desde 2013 y que liberalizará el 99% de los intercambios, según ha anunciado la Comisión Europea (CE). La firma servirá para contrarrestar la posición proteccionista de Estados Unidos en el panorama comercial global tras la llegada de Donald Trump al poder.
El acuerdo se sellaría mañana en Bruselas en una cumbre bipartita. Desde Bruselas se ha pedido el respaldo de ambas partes al nuevo tratado. “Hemos despejado las diferencias que quedaban”, afirmó Cecilia Malmstrom, comisaria europea de Comercio, que se reunió este miércoles en Bruselas con el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Fumio Kishida, para cerrar los últimos detalles del acuerdo antes de la cumbre.
Flecos pendientes
En la cita de mañana la UE estará representada por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, mientras que por la parte nipona participará el primer ministro, Shinzo Abe.
Este acuerdo, en principio no supone el fin de las negociaciones, que deberán continuar para cerrar asuntos en los que las partes no han sido capaces de ponerse aún de acuerdo, como los mecanismos de que dispondrán los inversores para protegerse frente a la actuación de los Estados, entre otros.
Se debe definir si las cámaras nacionales deben ratificarlo
Según fuentes europeas, este es el único punto dónde persisten diferencias “sustanciales” entre ambas partes, aunque quedan también detalles por cerrar en otras áreas, como decidir si el acuerdo será mixto, es decir, si tendrá que ser validado además de por los países (el Consejo) y el Parlamento Europeo por las cámaras nacionales.
La UE y Japón esperan concluir la negociación y tener el acuerdo definitivo firmado antes de que termine este año.
El acuerdo definitivo llegaría antes de fin de año

Bruselas presume ahora de permitir una iniciativa contra el CETA que debió admitir hace meses

LA ESTRATEGIA DE LA COMISIÓN EUROPEA CON TTIP Y CETA
Bruselas presume ahora de permitir una iniciativa contra el CETA que debió admitir hace meses
El Tribunal General de la UE emitió una sentencia que tumbaba la decisión de la Comisión Europea de rechazar una Iniciativa Ciudadana con el apoyo de tres millones y medio de europeos contra los tratados de libre comercio CETA y TTIP. Marina Albiol, portavoz de IU en la Eurocámara, denuncia que es “una estafa” a los europeos, ya que el acuerdo comercial con Canadá fue ratificado hace seis meses, y sólo ahora se permite que prospere esta iniciativa.
MADRID 04/07/2017
ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL
publico.es
Nuevo golpe de timón del Ejecutivo comunitario. La Comisión Europea ha anunciado este mismo martes que finalmente sí registrará la Iniciativa Ciudadana Europea Stop TTIP, que pide a Bruselas “revocar el mandato de negociación” del TTIP, el acuerdo comercial entre la UE y EEUU -hoy en vía muerta-, además de no firmar el ya existente con Canadá, conocido como CETA.
Se da la circunstancia de que Bruselas permite el registro casi tres años después de que se fraguase la iniciativa; después de que recabase casi tres millones y medio de apoyos; seis meses después de la aprobación del CETA por el Pleno del Europarlamento, en Estrasburgo, y después del varapalo del Tribunal General de la UE, que en mayo tumbó su decisión de rechazar esta iniciativa. La corte de Luxemburgo sentenció que el Ejecutivo comunitario infringió el Tratado de la UE al impedir que esta propuesta prosperase.

Albiol: “La Comisión sabía desde el primer momento que debía registrar la Iniciativa y también que no piensa mover un dedo aunque se recopile ese millón de firmas”
De hecho, el registro formal de la Iniciativa Ciudadana tendrá lugar el próximo lunes 10 de julio, dos meses después de que el Tribunal de la UE se pronunciase. En el periodo de un año, sus impulsores podrán volver a recoger firmas, hasta llegar al millón de apoyos de ciudadanos de al menos siete Estados miembros, tal y como reconoce el Ejecutivo comunitario en una nota de prensa. En el mismo texto, la Comisión recuerda que, en caso de que se logre recopilar estas rúbricas, el Ejecutivo comunitario tendrá un plazo de tres meses para reaccionar, explicando públicamente los motivos que le lleven a la aceptación o al rechazo del contenido de esta propuesta. Bruselas logra así mantener esta iniciativa en el limbo durante otro año, aunque sus impulsores llevan intentando que prospere desde septiembre de 2014.
Albiol: “Bruselas debería parar la ratificación del CETA
Por su parte, la portavoz de IU en la Eurocámara, Marina Albiol, ha acusado este martes a la Comisión de “estafar” a todos los europeos, al permitir el registro de esta iniciativa contra TTIP y CETA meses después de que el tratado de libre comercio con Canadá fuera aprobado por la Eurocámara, e incluso por el Congreso de los Diputados, hace casi una semana.
“La propuesta es expresión de la participación efectiva de los ciudadanos de la Unión en la vida democrática de ésta”, dijo el Tribunal General de la UE
“Tras la sentencia del Tribunal General de la Unión Europea, la Comisión hace que reacciona, pero lo hace nueve meses después de haberle dado el visto bueno al texto, y seis desde que lo ratificara el Parlamento”, recuerda.
En una nota de prensa remitida esta misma tarde, la coalición de izquierdas hace hincapié en el hecho de que en su escrito la Comisión Europea ya advierte de que el hecho de conseguir las firmas “no implicaría finiquitar el TTIP o el CETA”.
“Creemos que está claro que la Comisión sabía desde el primer momento que debía registrar la Iniciativa y también que no piensa mover un dedo aunque se recopile ese millón de firmas. Nuevamente, la partida se traslada a la calle y debemos hacer presión todas juntas para frenar estos tratados”, ha apuntado.
“La Comisión debería ser coherente con el dictamen del Tribunal General y respetar la decisión de la ciudadanía europea paralizando, al menos de momento, la ratificación definitiva del acuerdo con Canadá, así como su aplicación provisional”, apostilla.
La excusa de Bruselas para impedir el registro de la Iniciativa Ciudadana era que, a su entender, esta suponía una “injerencia inadmisible” en un procedimiento legislativo en curso -las negociaciones de TTIP y CETA seguían en marcha, hoy sólo continúa, y paralizada, la del acuerdo con EEUU. “La propuesta es expresión de la participación efectiva de los ciudadanos de la Unión en la vida democrática de ésta”; “[La Iniciativa supone] la expresión de la participación efectiva de los ciudadanos de la Unión en la vida democrática de esta”, reza la sentencia.
En su reacción de este martes, Bruselas incide en su nota en que “la petición para no firmar el CETA ha quedado ya vacía de significado”, recordando que las firmas en apoyo a la iniciativa “serán recogidas bajo el entendimiento de que apuntan a otros actos legales” y no para impedir el ya firmado y polémico CETA.

Unidos Podemos prepara dos iniciativas más para llevar el CETA al Constitucional

Unidos Podemos prepara dos iniciativas más para llevar el CETA al Constitucional
Una es el control previo de constitucionalidad que registrará en el Senado. El recurso de inconstitucionalidad es la última bala de la formación contra el polémico tratado comercial entre la UE y Canadá, aprobado este jueves en el Congreso.
MÁS INFORMACIÓN

29/06/2017
ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL
publico.es
Unidos Podemos seguirá intentando que las Cortes Generales no ratifiquen el polémico acuerdo comercial entre la UE y Canadá, CETA. Después de que el Congreso de los Diputados diera luz verde al tratado, este jueves, el texto de más de 1.600 páginas debe pasar al Senado, donde previsiblemente no habrá obstáculos para su aprobación, debido a la mayoría absoluta de la que goza el PP en esta Cámara.
No obstante, y como advertía el jueves su portavoz de Exteriores en el Congreso, Pablo Bustinduy, Unidos Podemos tiene previstos algunos movimientos para frenar un tratado que Bustinduy considera “anticonstitucional” y “nocivo“. En concreto, en el Senado planean pedir el control previo de constitucionalidad, la misma estrategia que pusieron en práctica en la Cámara Baja, y que naufragó con los votos en contra de PP, PSOE, y C’s, entre otros.
Podemos reconoce el “medio paso” -en palabras de su líder, Pablo Iglesias- dado por el Partido Socialista al moverse del “sí” al CETA hasta la abstención, pero seguirá presionando a la formación de Pedro Sánchez para que apoye que el Tribunal Constitucional revise el tratado, aunque lo hará con el tono conciliador que utiliza desde el debate de la moción de censura a Mariano Rajoy.
Teniendo en cuenta la fuerza de la que goza el PP en el Senado, previsiblemente ni siquiera con el apoyo del PSOE podría lograr que esta iniciativa saliera adelante.
Recurso de inconstitucionalidad
La segunda opción es presentar un recurso de inconstitucionalidad ante el Alto Tribunal; Unidos Podemos y las confluencias cuentan con 67 diputados en la Cámara Baja, por lo que superarían el límite de 50 parlamentarios que marca el Artículo 162 de la Carta Magna para interponer un recurso de estas características. El Grupo Confederal Unidos Podemos- En Comú Podem- En Marea guardará esta carta hasta el final, aunque ya contaban con esta baza mucho antes de que el CETA llegara a las instituciones españolas.
Paralelamente, Podemos sigue el proceso que tiene lugar en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que estudia si debe o no pronunciarse sobre el polémico tratado, como sí ha hecho el Consejo de Estado.
El 1 de junio, la Comisión Permanente de este órgano pidió a su Gabinete Técnico un informe sobre la conveniencia o no de emitir un informe sobre el acuerdo. Es preceptivo, pero el Gobierno no ha solicitado que se redacte, y ha sido una vocal del órgano de gobierno de los jueces, María Concepción Sáez, quien ha exigido al CGPJ que se plantee pronunciarse sobre el CETA. Un mes después de que el Gabinete Técnico recibiera este encargo no consta cuándo estará terminado el informe.
En última instancia, Unidos Podemos observa también la tramitación del CETA en los otros 27 parlamentos nacionales -y otra decena de cámaras regionales- tras haber logrado luz verde en el Europarlamento, en febrero. Las reticencias de la región belga de Valonia, o el hecho de que otros estados puedan poner trabas a su ratificación, podrían desembocar en la entrada del acuerdo en vía muerta, y eso es exactamente lo que pretenden.
Cinco países ya han ratificado el CETA
Según Tom Kucharz, portavoz de Ecologistas en Acción y de la Campaña estatal no a TTIP, CETA y TiSA, cinco parlamentos nacionales de los 28 ya han ratificado el criticado acuerdo comercial: Letonia (23 de febrero), Canadá, República Checa (parcialmente, sólo en el Senado), Dinamarca y España.
La Campaña en la que participa Kucharz, que enlgoba a más de 350 colectivos, ha sido muy crítica con el acuerdo entre Canadá y la UE, al que se refieren como “el caballo de Troya” del TTIP.
En su relato para explicar y contextualizar el CETA, el activista de Ecologistas en Acción se retrotrae diez años, a cuando quebraron los fondos especulativos de la banca de inversión “que provocaron la gran crisis”. La causa de esta quiebra estaría en la globalización neoliberal, que se sirve del CETA y otros acuerdos similares para “eliminar la regulación y el control del sistema financiero”, por lo que la aprobación del tratado serviría como gasolina para alimentar “nuevas burbujas financieras y quiebras bancarias”, a su entender.
¿Seguiremos rescatando bancos con dinero público? ¿Generando deudas ilegítimas y profundizando recortes sociales? ¿O cambiamos todo?”. “Acabar con el neoliberalismo, distribuir riquezas y democracia o seguir con un sistema corrupto. Este es el trasfondo del debate sobre el CETA”, zanja.

Páginas