Noticias de la Campaña estatal #NoalTTIP

“El tratado es el ataque más brutal contra la democracia desde los fascismos”

Un momento de la conferencia en Valencia.La Izquierda Unitaria Europea clama en Valencia contra la alianza comercial de Washington y Bruselas. “Será un huracán que se llevará por delante nuestros derechos”, advierte la eurodiputada Marina Albiol

VALENCIA.- Es el enemigo número uno, ya está en el centro de la diana. La Izquierda Unitaria Europea ha situado la paralización del tratado de libre comercio en el primer puesto de su lista de objetivos, apenas dos días antes de la jornada mundial contra el polémico acuerdo que Bruselas y Washington negocian con opacidad, y siempre bajo la atenta mirada de las multinacionales.
“Significa el ataque más brutal contra la democracia desde la toma del poder de los fascismos en el siglo XX”, asegura Alberto Martínez, de la Campaña estatal contra el acuerdo. “Será un huracán que se llevará por delante nuestros derechos”, advierte la eurodiputada de IU Marina Albiol, en una conferencia organizada por su formación para alertar sobre los peligros del TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership).

Parar el TTIP, objetivo número uno de la izquierda Europea arrancaba este jueves pasadas las siete y media de la tarde ante un auditorio desbordado. La organización se veía obligada a colocar sillas adicionales en el Centre Octubre de Valencia, con capacidad para apenas un centenar de personas.

Izquierda Unida ha sido una de las formaciones más críticas con el polémico TTIP desde el arranque de las negociaciones, a mediados de 2013, como también lo ha sido el grupo al que pertenece en la Eurocámara. La Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) calienta motores antes de las más de 500 protestas contra el TTIP que tendrán lugar en más de 30 ciudades de todo el mundo este sábado, y para enviar un nuevo mensaje a la Comisión a cuatro días de que comience la novena ronda de reuniones entre Washington y Bruselas. El GUE no se cree los argumentos de la Comisión Juncker sobre las supuestas bondades del acuerdo, y denuncia la ausencia de respuestas de Bruselas más allá de las promesas genéricas y del recurso al argumentario base.

“Cuando la CE escucha las preocupaciones de la izquierda dice que no entregará los derechos que hemos ganado con tanto esfuerzo, pero eso es lo mismo que dicen los americanos”, critica el europarlamentario Helmut Scholz, del alemán Die Linke.“Si ambas partes dicen lo mismo, ¿qué se está negociando entonces?”, plantea el coordinador del GUE en la Comisión de Comercio Internacional (INTA).

“La Comisión ya está a la defensiva”, apunta Martínez. “Admite que nunca se había encontrado con un caso como este. Estaban acostumbrados a negociar tratados de espaldas a la ciudadanía y sin que nadie se enterase”, apostilla.

Todos los ponentes recuerdan que, sin la movilización ciudadana, la Comisión nunca habría arrojado siquiera un haz de luz sobre el TTIP, todos creen que están a tiempo de firmar su sentencia de muerte. Y todos, absolutamente todos, ponen el foco en los dos apartados del TTIP que consideran más peligrosos para la soberanía de los estados, pero también para la protección de los consumidores o el mantenimiento de los derechos laborales más básicos.

Uno es el mecanismo de resolución de conflictos entre inversores y estados, el ISDS, “una cláusula que quiere dejarlo todo atado y bien atado”, en palabras de Albiol. La Comisión ha paralizado las conversaciones sobre el ISDS tras la consulta pública en la que el 97% de los 150.000 europeos participantes dijeron no al blindaje a las multinacionales, pero no ha renunciado a su intención de incluir un sucedáneo del ISDS en el TTIP. 

El segundo es el Consejo de Cooperación Reguladora, que “quiere revisar todas las normativas para adaptarlas a lo que quieren las empresas”, según la eurodiputada. “Estas cláusulas suponen cerrar la puerta a los intentos de devolver la soberanía a los ciudadanos”, critica, antes de recordar que en el TTIP no se plasma una lucha entre las empresas estadounidenses y las europeas. “Son las multinacionales contra las clases trabajadoras”, apunta.

Miguel Viegas, eurodiputado del Partido Comunista de Portugal, recuerda que el objetivo del acuerdo no es tanto el de reducir los aranceles, que son bastante bajos -2,5% de media-, sino acabar con las normativas más exigentes. “Quieren eliminar todas las barreras arancelarias, pero sobre todo las no arancelarias, las normativas”, alerta. Con una sola frase, el parlamentario portugués es capaz de resumir varias de las claves de su mensaje: “Hillary Clinton ha apodado al TTIP la OTAN de la economía”, afirmaba este jueves.

Más de cuatrocientas organizaciones y movimientos sociales de toda Europa ya han dicho “no” al TTIP, junto a partidos políticos como IU, Podemos, Equo o Syriza. El primer paso en su estrategia para pararlo es romper el silencio informativo, arrojar luz sobre el acuerdo. “Cada uno de nosotros debemos ser agentes informadores de las consecuencias de esto”, asegura Eva Hernández, de CCOO. Sólo así, apuntan, será posible enfrentar la última ofensiva del neoliberalismo económico.

Syriza pide ayuda

El diputado de Syriza en el Parlamento heleno Stelios Kouloglou ha emocionado a los asistentes cuando, micrófono en mano, les ha pedido su “ayuda” y “solidaridad” para capear la difícil situación que hoy afronta su Gobierno, abrumado por las embestidas políticas y mediáticas de los Gobiernos de la UE, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

“En Grecia tenemos un problema muy serio: la supervivencia del Gobierno. Hay un golpe de Estado secreto en Grecia. Es como lo que le pasó al Gobierno de Allende cuando EEUU mandó actuar a la CIA. Son las instrucciones que han dado Berlín y el BCE: estrangular la economía griega usando cualquier mecanismo”.

Kouloglou advierte de que la “vieja troika” ha dado paso a una nueva, “la de las amenazas y los ultimátums”. “Tenemos amenazas cada día, pero no nos vamos a rendir”, concluía, cosechando un sonoro y prolongado aplauso.

Meter el TTIP en campaña

El diputado de EUPV Ignacio Blanco también ha participado en el evento, y ha pronunciado un discurso en clave de campaña. No en vano, Blanco es también el candidato de la formación para presidir la Generalitat, en un territorio marcado por los continuos escándalos y corruptelas del Partido Popular. “La transparencia es el mejor antídoto contra la corrupción”, receta.

El diputado llama a introducir el TTIP en esta campaña, como hiciera su homólogo en Andalucía Antonio Maíllo, ante la indiferencia de Susana Díaz y José Manuel Moreno Bonilla. Según Blanco, tenían dos objetivos: que las “entidades sociales y políticas de la izquierda” se enfrentasen a “la construcción neoliberal de Europa, obligar a que dieran explicaciones” y “cargarnos el tratado”. “Ya hemos conseguido el primer objetivo, vamos a por el segundo”, zanjaba.

La lucha contra el TTIP une a Podemos, IU, organizaciones sociales y sindicatos

Más de 200 organizaciones sociales, sindicales y políticas participan desde hace meses en la Campaña contra el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP). Partidos políticos como Podemos, IU, Equo o Bildu, ONG’s como Ecologistas en Acción, Coordinadora ONGD y Greenpeace, colectivos como ATTAC y sindicatos como CCOO y CGT están uniendo fuerzas para informar a la ciudadanía de las consecuencias de este acuerdo negociado entre la UE y EE.UU. 
El próximo sábado 18 de abril está marcado en rojo por todas estos colectivos. Con un Día de Acción Global se desarrollarán multitud de manifestaciones y actos en todo el mundo para mostrar el rechazo a este tratado. 
En España más de 20 ciudades tienen convocadas, por el momento, actividades de denuncia o información. Destaca una manifestación que se celebrará en Madrid desde las 18:00 horas entre Neptuno y la Puerta del Sol. Las eurodiputadas Lola Sánchez (Podemos) y Marina Albiol (IU), explican a cuartopoder.es las razones para manifestarse contra este acuerdo.

En Bruselas, el Grupo de la Izquierda Europea (GUE) ha abanderado la lucha contra este tratado de libre comercio. Intentaron, sin éxito, forzar una iniciativa ciudadana europea para que se informara públicamente de los pormenores de la negociación. El 11 de octubre ya se realizó un primer día de lucha global y desde entonces se han seguido sumando esfuerzos para transmitir el rechazo al TTIP a través de diferentes actos. Uno de los más recientes tuvo lugar el pasado viernes en Madrid con el nombre ‘Paremos el TTIP’, organizado por Podemos. Participaron Rafael Mayoral, secretario de sociedad civil, y Lola Sánchez, una de los eurodiputadas más activas con el tema desde hace meses. La formación liderada por Pablo Iglesias pretende hacer pedagogía entre sus inscritos y de este modo ha hecho llegar diferentes materiales de campaña como diseños para pancartas, dípticos o carteles, así como un argumentario explicando qué es el TTIP y los efectos que provocaría. “No es un tratado comercial aunque nos lo vendan como tal, es un tratado con muchísimo calado político que va a variar la forma en la que se legisla en todos los países de la UE”, resume Sánchez.
IU también ha redoblado esfuerzos contra el TTIP en Bruselas y nuestro país. En Madrid, el grupo parlamentario de la Izquierda Plural pidió, sin éxito, información al Gobierno sobre este tratado. La eurodiputada Marina Albiol es principalmente la encargada de alzar la voz en Europa. Participará el jueves en un acto titulado ‘Objetivo Número Uno de la Izquierda Europea’ que tendrá lugar en Valencia. Le acompañarán eurodiputados de Syriza, Die Linke y el Partido Comunista portugués, así como representantes de CCOO, ATTAC y STE. Además, la formación ha elaborado un periódico con nueve páginas sobre el tema y sus principales dirigentes han ayudado a difundir la causa en las redes sociales. “Es un un tratado que le da muchísimo poder a las multinacionales y que se está haciendo únicamente pensando en las grandes empresas”, afirma Albiol.

Para Sánchez, una de los aspectos más peligrosos del TTIP es la llamada ‘cooperación regulatoria’. “Significa que, poco a poco, se irán armonizando las legislaciones entre la UE y EEUU, pero no lo van a hacer los propios cuerpos legislativos, sino que se creará una especie de cuerpo inquisidor, como me gusta llamarlo, donde se van a sentar funcionarios de ambas partes, gente a la que no hemos votado, y representantes de la industria, es decir, lobbys”, destaca. Según explica la eurodiputada, este grupo decidirá si las leyes, en todos los niveles de Gobierno, “perjudican o no a las grandes empresas”. “Van a decidir si podremos sacar adelante ciertas leyes o no atendiendo a si afecta a sus beneficios previstos en cuanto al comercio. Es un auténtico ataque a la soberanía de los estados, a la soberanía popular y a la democracia. Consideramos que sería estúpido ir a votar porque dará lo mismo que haya un partido u otro gobernando, ya que tendrá las manos atadas ante este consejo de cooperación regulatoria”, añade.

“Estamos trabajando para que este tratado no llegue a ver la luz y no se llegue a firmar. El objetivo, por una parte, entendemos que es eliminar todas aquellas normas, trabas y obstáculos para las multinacionales, para que inviertan en Europa y EEUU”, apunta Albiol. Entre esas normativas, ambas eurodiputadas destacan las normativas medioambientales, los derechos laborales o los servicios públicos, entre otras. “Todo esto son trabas para las multinacionales, se trata de evitarlo. Entendemos el TTIP como un intento de dejar las cosas atadas por arriba para que luego, si se produce un cambio de Gobierno, no se puedan hacer políticas de izquierdas aunque se gane en las urnas”, comenta la eurodiputada de IU. Las dos coinciden en señalar que se trata de defender la democracia y un modelo político, aparte de un modelo de comercio equitativo y justo.
Opacidad y confidencialidad
Un aspecto clave en la negociación que se está dando ente la UE y EEUU es la falta de transparencia. “Hay una opacidad total y no se puede estar negociando a espaldas de la ciudadanía un tratado que luego va a afectar a todas las facetas de nuestra vida”, comenta Albiol. En este sentido, ni siquiera los representantes públicos tienen acceso a toda la documentación completa. Las eurodiputadas denuncian que, para leer algunos documentos, previa solicitud, las hacen pasar a una sala especial de lectura sin ningún aparato electrónico, ni siquiera una simple libreta o bolígrafo. Además, se les obliga a firmar una cláusula de confidencialidad, bajo amenaza de sanción, en la que se comprometen a no decir nada de que lo han leído, tampoco en sede parlamentaria. “He entrado sólo una vez y lo que leído ahí me espanta, pero como no se puede contar, no sirve de nada”, afirma Sánchez.
Las razones esgrimidas para este sistema tan opaco son “para niños pequeños”, destaca la eurodiputada de Podemos. “Dicen que estas negociaciones son como una partida de póquer y que entonces no se pueden mostrar las cartas a la parte contraria”, afirma mientras añade que es una mentira porque las personas que están en las reuniones lo saben todo mientras que la ciudadanía y los representantes no saben nada. Según apunta Albiol, entre las justificaciones de las bondades del TTIP se habla de “un supuesto crecimiento económico y unos supuestos puestos de trabajo”. “Pero los datos que nos dan son los de un informe financiado por los grandes bancos, un informe de parte interesada”, explica.
Tanto Podemos como IU y los centenares de colectivos que rechazan el TTIP llaman a participar en las movilizaciones unitarias. “La única manera que tenemos de combatir esto es con la unidad de la clase trabajadora, de los movimientos políticos y sociales, que vayamos todas a una, en Europa y EE.UU.”, sentencia Albiol. Para Sánchez, la presión en la calle está funcionando. “Se está notando cómo hay un cambio de posición en la Comisión Europea, que están bastante asustados viendo que la movilización se les va un poco de las manos”, afirma. De hecho, en la Eurocámara ya se han presentado algunas líneas rojas. También considera importante, aprovechando las citas electorales, “exigir a todos los partidos que expliquen cuál es su postura ante el TTIP”. “Sabemos que el PP está totalmente a favor, el PSOE, por ahora, también, y hay que exigir que definan su modelo económico y político”, concluye.

"El TTIP defiende los intereses del capital pero olvida a los millones de desempleados"

Tom Kucharz | Redacción "No sólo criticamos que limpien pollos con cloro sino que decidan sobre nuestras vidas"
El activista Tom Kucharz analiza el impacto que podría tener el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y los EEUU incidiendo en los efectos de la globalización y las políticas neoliberales.
Investigador social, miembro de Ecologistas en Acción y del movimiento #NoalTTIP. Tom Kucharz es una de esas personas que han hecho de su lucha un modo de vida. En los últimos tiempos su activismo se centra en acabar con el Tratado de Libre Comercio e Inversiones que se negocia entre la Unión Europea y Estados Unidos. Un nuevo marco legal del que se conoce todavía muy poco y que, sin embargo, podría suponer un antes y un después en las políticas sociales, mediomabientales o laborales en favor de los grandes lobbys económicos. Se explica en un perfecto castellano con un discurso firme que centra en los peligros de la globalización, la decadencia de las políticas neoliberales y el panorama hacia el que quieren abocarnos las grandes potencias. 
Usted ha definido este tratado como un intento de crear una "OTAN económica" ¿A qué se refiere exactamente?
Los dos mercados más grandes y más influyentes desde la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y la Unión Europea, están perdiendo su hegemonía económica, comercial y política a nivel internacional. Y ese poder se va trasladando a potencias como China, Rusia o India, pero también a otros mercados de menor tamaño como Brasil, Indonesia o Filipinas. A partir de 2015 el 90% del crecimiento económico mundial se da fuera de la UE y EEUU así que nos podemos hacer a la idea de que ese traslado del poder económico comercial internacional hacia el Pacífico conlleva otros cambios globales. Gran parte del gasto militar se va a dar en ese espacio, y con el también la carrera espacial y científica. Ese fortalecimiento se refleja también en la moneda de estos países. 
Vamos hacia más guerras de comercio, una guerra por los mercados. Una de las debilidades del capitalismo es la sobreacumulación de capitales y la sobreproducción. Y llega un momento en el que los grandes capitales ya no tienen dónde invertir para conseguir más rendimiento. Ahora con un interés casi a cero, hay bancos que pagan para dar créditos porque no quieren que colapse el sistema financiero. El capitalismo encuentra cada vez más dificultades en reproducir las cuotas altas de obtener el 20 o el 30% de rentabilidad como ocurrió con la burbuja inmobiliaria en España. 
A la vez que hay más guerra por los mercados, vemos como en España por ejemplo hay casi un tercio de la población que ya no sirve ni como productores ni como consumidores y quedan descartados por el capitalismo. Eso hace que los mercados internos no generen el suficiente crecimiento económico y haya que mirar a otros mercados. Pero hay otros actores, como China, que pueden producir más barato. Pero no sólo en productos sino también en servicios a empresas, como es el caso de la India. 
Ese desplazamiento del poder hacia el Pacífico ha hecho que Europa y Estados Unidos tomen la decisión de cooperar, unirse más en lo económico y financiero, tras cuarenta años compitiendo entre ellos. Como ya colaboran militarmente en la OTAN, ahora quieren reforzar esa unión en lo económico.

A nivel de empresas ya no hay apenas diferencias porque la mayoría son transnacionales y da igual que tengan su sede en Washington que en Frankfurt, e incluso se han creado en Europa los paraísos fiscales para que puedan evitar impuestos.
 
Los aranceles entre Europa y Estados Unidos son prácticamente inexistentes, ¿dónde sustentan entonces la necesidad de un tratado de estas características? ¿En las inversiones?

La explicación externa es ese deplazamiento del poder hacia el Pacífico. Algunas tesis mantienen incluso que EEUU está utilizando a la Unión Europea porque con este TTIP por un lado, y el Tratado Transpacífico con países asiáticos y del Pacífico por otro lado, donde no está China, lo que buscan los Estado Unidos es poner en aprietos a Rusia y China, grandes competidores en algunos mercados. 
Por otro lado está la explicación interna. Va a haber cambios políticos tipo Syriza en Grecia. Para evitar que estos gobiernos de izquierdas tomen decisiones anti neoliberales y pongan en marcha políticas a favor de las mayorías sociales, quieren poner una chaqueta de fuerza. El Tratado de Lisboa y los tratados comerciales ya hacen de chaqueta de fuerza no permitiendo a los gobiernos progresistas introducir cambios a corto plazo. De hecho, algunos de los firmados por países sudamericanos en el pasado, aunque fuesen derogados, permanecen aun diez años en vigor. Es el caso del Tratado bilateral de Protección de la Inversión entre España y Bolivia. El derecho comercial internacional se ha desarrollado muy inteligentemente porque deja muy pocas puertas de salida hacia políticas alternativas. Cuando luchábamos contra la Organización Mundial de Comercio (OMC), ya veíamos que se trataba de una legislación internacional paralela para las grandes multinacionales. Esto afecta a las políticas de cada país pero también incluso a las políticas municipales cuando hablamos de compra pública, gestión de servicios públicos, atención al ciudadano… Se quita la soberanía a los países y a los propios municipios. 
Hay un cierto oscurantismo con este tema. Algunos eurodiputados han denunciado las condiciones en las que les dejan acceder a los documentos, en una Reading Room, con tiempo limitado, sin móvil ni boli ni papel, firmando un documento de confidencialidad… Marina Albiol, eurodiputada de IU, ha llegado a afirmar que vio algo que no se conocía hasta ahora pero no puede desvelarlo porque podría tener consecuencias penales. ¿Por qué tanto secretismo?
No se quiere que se conozca porque si la población supiera lo que realmente están negociando, el rechazo y la oposición sería todavía más mayoritario. Hay incluso partidos de derecha y partidos liberales que al conocer parte del contenido plantean el tema de la transparencia porque ven que puede afectar a su electorado. Pensemos, por ejemplo, en el electorado del mundo rural que mayoritariamente vota a la derecha, si conocen el impacto del TTIP en términos de pérdida de empleo o de asfixia a las agriculturas familiares que no pueden competir con las multinacionales, esto les haría perder votos. A las grandes empresas de distribución de alimentos les da igual el mantenimiento de las Denominaciones de Origen, pero son temas que en el electorado conservador generan gran resistencia. 
Yo lo comparo con las etiquetas de los alimentos que a veces son un engaño y no ponen todo lo que contiene porque si reflejaran que se han utilizado agrotóxicos, pesticidas o productos cancerígenos, mucha gente no los compraría. Es lo que pasa con los tratados comerciales. Son tan perjudiciales para la vida que, de conocerlos, la gente los rechazaría mayoritariamente. Es lo que ocurrió en 2005 en Francia y Europa con el rechazo a la Constitución Europea. Y lo vemos en las charlas, cuando informamos sobre el TTIP se genera un sentimiento en la gente de "no puede ser". 
Todo esto parece llevar a una gran incertidumbre porque incluso un informe de la Eurocámara ha denunciado que con tanto secretismo no se puede evaluar el futuro impacto del Tratado.
Hay diferentes estudios de impacto económico en los que se ha demostrado que los modelos econométricos utilizados son muy cuestionables. Hay importantes economistas que aseguran que es imposible predecir qué va a pasar de aquí a 2027, que es la fecha en la que se calcula que estaría en marcha todo. Además, la cuota de crecimiento que se plantea sería del 0,013%. En los discursos se manipula hablando de un crecimiento entre el 0,1 y el 0,5% pero omiten que eso sería en diez años y no en uno. Se han enredado en tantas contradicciones que ya no son creíbles sus informes de impacto. 
Además hay nuevos estudios que plantean que no sólo habrá un crecimiento insignificante sino que se registrarán pérdidas económicas. Si se pierden 680.000 empleos en la UE, es el Estado el que paga la Seguridad Social, las ayudas al desempleo. Cuando hay menos aranceles, el Estado también tiene menos ingresos. Si se pierden los estándares, el Estado tiene que ajustar la legislación. Se reducen los derechos laborales, habrá más accidentes laborales y el gasto lo asume la Sanidad pública. Son gastos públicos que no se calculan en el impacto. Las empresas que hacen las pesticidas no pagan el gasto sanitario de los daños que ocasionan en la salud. 
Por otro lado, algunos estudios apuntan que si bien el Tratado puede generar más comercio entre EEUU y la UE, podría reducirse en un 30% el comercio interno de la Unión Europea.. 
Da la sensación de que se está vendiendo la autonomía de los Estados a los intereses de las grandes multinacionales. ¿Dónde queda el poder de decisión de cada país?
Eso es así desde el origen de los tratados de funcionamiento de la Unión Europea. Los tratados de Maastricht (1992) o Lisboa (2009) ya garantizaban que no hay injerencia política en la libre circulación de capitales y mercancías. Eso va por encima del cumplimiento de cualquier derecho social que se recoge en la Carta de Derechos Humanos, pero tiene más valor jurídico el derecho comercial que las garantías de esos derechos. Claro que el TTIP daría más poder a las empresas pero, ya en Sevilla en 1995, bajo la presidencia española de la UE, Estados Unidos y la Comisión Europea proponían a las empresas la creación de un lobby para hacer presión a ellos mismos y así justificar los cambios políticos. Era el Diálogo Transatlántico de los Negocios (TABD). No extrañan ya las reuniones diarias de las grandes multinacionales en la Comisión Europea porque son su aliado natural, hay un trato sistemático. 
El paso de gigante que supondría el TTIP es la cooperación reguladora, que ya existe con Estados Unidos desde hace diez años pero de manera informal, con un par de reuniones al año. Persiguen la desregulación en todos los ámbitos, con efectos continuados en el tiempo desde la fecha de entrada en vigor del TTIP. Ahora, con este Tratado, eso adquiriría un carácter jurídico obligatorio y se crearía el Consejo de Cooperación Reguladora. Todavía no hay consenso para decidir si las empresas estarían o no presentes en ese órgano. Lo que sí plantean es que cualquier nueva legislación de carácter ambiental, laboral o social que se desarrolle en el futuro, tendrá una evaluación de impacto, pero no sobre los derechos de la ciudadanía sino sobre los negocios de las empresas. Además, cualquier legislación pasaría antes por el sector corporativo (Banca, patronales, asociaciones empresariales) que por los Parlamentos, para que las empresas puedan decidir primero si les perjudica. Ahí sí estaríamos hablando de una privatización de la ley por una ley.
¿Dónde quedan las pequeñas y medianas empresas que son la base económica de muchas sociedades como la nuestra?
Como han perdido la batalla sobre las cifras de crecimiento económico y creación de empleo, su gran lema ahora es decir que va a ser bueno para las pequeñas y medianas empresas. Hay un estudio que encargó un banco alemán, Commerzbank, según el cual sólo un 15% de las empresas encuestadas esperaban algún tipo de beneficio con el TTIP. Siempre las pymes van a tener más cargas directas e indirectas que las grandes multinacionales. Los grandes actores pagan menos en comparación y con esto se agrava la desventaja. 
En el caso de España, sólo el un pequeño porcentaje de las pymes tienen un volumen de negocio significante con Estados Unidos. Puede haber sectores que se beneficien porque la exportación sea más fácil al relajar las normas, pero esas empresas deben saber que así no se soluciona la crisis. Lo que deben hacer los gobiernos es proteger los mercados. Si queremos una solución para el calzado de La Rioja, por ejemplo, lo que tengamos que impedir es la entrada del calzado chino o indonesio. Por las normas del comercio internacional tenemos fábricas de millones de personas esclavizadas en Bangladesh, China o Indonesia, trabajando en condiciones infrahumanas, mientras aquí se pierden puestos de trabajo. Tiene que haber solidaridad entre la población trabajadora y tenemos que conseguir políticas comerciales alternativas y de protección. No podemos permitir que entre calzado de otros países cuando podemos producirlo a nivel local. El proteccionismo no es malo. Necesitamos desglobalizar y relocalizar la economía. Y es importante que no se dejen engañar porque, si puede haber sectores que se beneficien, hay muchos otros que perderán miles de puestos de trabajo. 
¿En qué punto se encuentran las negociaciones?
La novena ronda tendrá lugar en del 20 al 24 de abril en Nueva York y la décima en Bruselas en julio. Lo bueno es que ya sabemos que las negociaciones no van a finalizar en 2015 como tenían previsto ni tampoco antes de que Obama deje la Casa Blanca en 2016 porque no han podido hacerlo con tanta rapidez como deseaban por la oposición que han ido encontrando. Y eso es una pequeña victoria para el movimiento. En octubre de 2014 empezaron ya con los temas más peliagudos en la negociación y cada vez hay más contradicciones y desacuerdos entre las partes, lo que hace que no vaya todo tan suave como esperaban y los plazos de los encuentros se alarguen cada vez más. Hemos ido viendo que hay un sector de la industria que se está poniendo nervioso con esa lentitud. En Alemania, el sector del automóvil ha lanzado incluso una campaña de apoyo al TTIP. 
¿Son todavía optimistas? ¿Creen que pueden parar el Tratado?
Por supuesto. Por el nivel de secretismo y opacidad de este Tratado, están mostrando al mundo lo antidemocráticos que son y cómo funcionan, no sólo en el ámbito comercial. Y eso para nosotros es una gran oportunidad. No sólo vamos a conseguir paralizar las negociaciones e impedir que se lleve a cabo el Tratado sino que también se va a abrir una brecha en todo lo que es el poder que está detrás de las políticas neoliberales porque la gente está abriendo los ojos. El Movimiento Anti TTIP no sólo critica que los pollos se limpien con cloro, que se pierdan derechos laborales o que se liberalice el fracking, también criticamos quién está decidiendo sobre nuestras vidas, los derechos, etc. Es una cuestión de fondo, el modelo de producción y consumo que queremos. Con la actual crisis una gran parte de la población ha perdido la fé en las políticas neoliberales. Ahora se va a la Unión Europea como algo alejado de los intereses de las personas. Así se explica el auge de los partidos de extrema derecha contrarios a la UE.
Desde el 15M confluyen dos elementos: hemos visto que el sistema no nos representa y que el sistema neoliberal ha fracasado. Esto se ha hecho aun más evidente con el TTIP que defiende los intereses del capital pero olvida a los millones de desempleados que hay en Europa.

"El tratado con Washington es el caballo de Troya de nuestro tiempo"

Movimientos sociales y partidos políticos de ambos lados del Atlántico llaman a participar este sábado en las protestas contra el tratado de libre comercio en 500 ciudades de todo el mundo. La escritora Almudena Grandes ‘amadrinará’ la manifestación en Madrid.

MADRID. -“Tratado Vampiro”, “cheque en blanco a las multinacionales”, “atentado contra la democracia”. El tratado de libre comercio que Bruselas y Washington negocian a contrarreloj y con sigilo se ha ganado multitud de apodos, y para sus opositores no es más que la plasmación de la voluntad de las empresas en un acuerdo gigantesco, que afectará a un sinfín de aspectos de las vidas de todos los norteamericanos y europeos.


“Es el caballo de Troya de nuestro tiempo”, la pérdida de la capacidad democrática de la ciudadanía”, asegura Sandra Espeja, activista de la Campaña contra el TTIP (Transantlantic Trade and Investment Partnership), que este jueves ha presentado en rueda de prensa el 'Día Mundial contra los Acuerdos de Libre Comercio e Inversión'. El próximo sábado, 18 de abril, ciudadanos de ambos lados del Atlántico tomarán las calles de más de 500 ciudades para decir “no” a estos acuerdos, y en particular al TTIP, visto como el más peligroso. “Es el que más nos afecta, apunta Mariano Aragonés, también miembro de la Campaña que sustentan ATTAC, Ecologistas en Acción y otras organizaciones y movimientos sociales.

El número de ciudades adscritas a esta reivindicación crece de forma exponencial. En la mañana del jueves los organizadores tenían constancia de la convocatoria de casi 50 eventos en ciudades españolas como Madrid o Barcelona. “A cada minuto se van uniendo más ciudades. Es un gran éxito que se organicen tantas movilizaciones contra algo aparentemente tan difícil de entender como un tratado de comercio e inversiones, algo que aparentemente está tan lejos de los hombres y mujeres normales”, explica Aragonés.

En el caso de la capital el rechazo al TTIP tomará la forma de una manifestación que partirá de la plaza Cánovas del Castillo (Neptuno) pasadas las seis de la tarde, para desembocar en la Puerta del Sol, donde la escritora Almudena Grandes ejercerá como maestra de ceremonias y leerá el manifiesto consensuado entre las organizaciones sociales para dar portazo al acuerdo.
 

La Comisión Europea vende las supuestas bondades del TTIP en base a los beneficios económicos que generará según sus estudios, pero desprecia otros documentos, como el informe del economista Jeronime Capaldo, que alerta de que podría conllevar la destrucción de hasta 600.000 puestos de trabajo. Bruselas pretende que el acuerdo incorpore también una cláusula de protección de inversiones (ISDS) que blindará a las multinacionales, o un Consejo de Cooperación Reguladora que sentará a las empresas a la misma mesa que a los gobernantes para diseñar las normativas futuras y revisar las que hoy están en vigor. De hecho, la reducción de los estándares es precisamente el objetivo de las transnacionales según los críticos con el TTIP.

Espeja explica lo que supondría reducir los estándares con un ejemplo: Europa prohibió el uso de la Ractopamina en la alimentación de sus animales hace 20 años, como también lo han hecho otros 160 países, pero no EEUU. Teniendo en cuenta que el 80% de los cerdos allí criados se nutren de esta sustancia, y que el tratado de libre comercio permitiría abrir las fronteras europeas y vender esta carne en los 28 estados miembro, la salud de los consumidores europeos estaría en peligro, según Espeja.
 

También valdrían los ejemplos de los pollos clorados o del fracking, de momento absolutamente vetados en la UE, y peligrarían además los derechos de los trabajadores, máxime teniendo en cuenta que EEUU no ha ratificado ocho de los diez convenios fundamentales de la Organización Mundial del Trabajo (OIT). “Se está negociando que las multinacionales queden por encima de la ciudadanía, incluso más de lo que ya lo hacen actualmente”, critica la activista.

La protesta de este sábado pone el foco sobre el TTIP, pero también alerta de la existencia de otros tratados como el CETA (UE-Canadá, pendiente de ratificación) o el TISA, un acuerdo internacional que permitirá desregularizar servicios públicos en más de cincuenta países. “Los países emergentes y pequeños no satisfacían las expectativas de las grandes multinacionales, por eso se inventaron los tratados bilaterales”, critica Aragonés, que resume la esencial del TTIP en una sola frase: “Las transnacionales determinarán las vidas de ciudadanos en función de sus intereses desde el nacimiento hasta la muerte. Alguna cosilla menor se les escapará porque no sea negocio, pero van a determinar nuestra vida cotidiana en todos sus aspectos”.

Aragonés: “Para la derecha es maravilloso tener en un puño a cientos de millones de ciudadanos”

El también miembro de ATTAC recuerda que sindicatos como CCOO y algunos partidos políticos se sumarán a la protesta de este sábado. Partidos, eso sí, “de izquierdas”. “Para la derecha es maravilloso tener en un puño a cientos de millones de ciudadanos”, critica.

Fuerzas políticas como Podemos, Izquierda Unida o Equo participarán en las protestas, y ya han pedido la paralización del TTIP desde sus escaños en el Europarlamento. En el caso de IU también lo han hecho en el Congreso de los Diputados, pero el rodillo de la mayoría absoluta del PP impidió siquiera crear una comisión parlamentaria que anticipase los efectos del acuerdo en España.

Entre finales de mayo y principios de junio, el Parlamento Europeo hará pública la posición de todos los grupos sobre el TTIP, dos años después del arranque de las reuniones, y cuando los negociadores ya habrán cerrado la novena ronda de discusiones (finales de abril). Hasta la fecha, conservadores, liberales y socialistas han sido los impulsores del acuerdo por el que también luchan la poderosa patronal europea (Business Europe) y las multinacionales norteamericanas.

Mucho se ha dicho sobre el TTIP en países como Austria, Alemania o Reino Unido, pero gran parte de los españoles aún no conoce el polémico acuerdo. “Las transnacionales son las dueñas de los medios más leídos y vistos de este país, y a la vez son las que dicen lo que tiene que hacer al Gobierno que en este momento rige nuestros destinos, por lo menos hasta el 20 de noviembre. No van a tirar contra ellos, pero cada vez la gente sabrá más sobre el TTIP”, zanja Aragonés.

La oposición al TTIP llama a un día de acción global

El próximo sábado se ha convocado una jornada de protesta internacional contra el tratado transatlántico de libre comercio 

Parece lejano, pero no lo es. Si se llegara a aprobar el Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión (más conocido como TTIP) la UE y EE UU tendrían vía libre para armonizar sus respectivas legislaciones. Esto afectaría directamente a los servicios públicos, el medio ambiente o los derechos laborales. “Podríamos beneficiarnos de las leyes sociales que están aprobadas allí y no aquí”, pensaron en un principio los sindicatos estadounidenses, puesto que en la Unión Europea se garantizan más derechos laborales. “Pero ya lo han dado por perdido”, explicaba Susan George a Diagonal hace unas semanas.
Según denuncia la campaña contra el TTIP desarrollada a nivel internacional, este acuerdo incluiría la llamada cláusula ISDS (solución de controversias entre inversores y Estados), que está pensada para proteger los intereses de las empresas internacionales que invierten en un país. Si un Gobierno decide cambiar alguna ley para, por ejemplo, impedir que se privatice la sanidad, subir el salario mínimo o ampliar el permiso de paternidad, los inversores pueden llevar a los tribunales al Estado por hacerles perder beneficios. Y suelen ganar las multinacionales.
Esto está ocurriendo ya en el contexto de los tratados bilaterales de inversión, que contemplan esta misma cláusula. Según explica la organización Traidcraft, hasta 2013 se han dado casi 600 demandas, que se sepa, porque la mayoría se llevan en secreto. Todas son por parte de empresas a Estados, porque los Estados no pueden demandar.     
Si se firmara el TTIP, un fondo de inversión de EE UU que, por ejemplo, haya comprado terrenos o viviendas, podría llevar a España a juicio si se aprobara cualquier ley que regulara el precio de la vivienda o implicara obtener menos beneficios de los esperados.
“Creían que esto iba a ser un visto y no visto y que lo iban a tener para finales de 2014”, explica Susan George, pero no lo han logrado. La oposición por parte de movimientos sociales a ambos lados del Atlántico ha ralentizado el proceso. “Se ve que la Comisión tiene miedo. Definitivamente, los movimientos sociales están teniendo impacto, y hay que seguir”, remarcaba.

El próximo sábado 18 de abril estos movimientos han convocado un día de acción global con el lema '¡Las personas y el planeta no somos mercancía!'.      

Convocatorias en el Estado español

ANDALUCIA

Almería

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      17:00 Recogida de firmas y Exposición con humor (18:00-21:00) Explicación y proyección de lo que es el TTIP (20:00)

Granada

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:30 Concentración el la Fuente de las Batallas

Motril

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      18:00 Manifestación desde la Plaza de la Aurora

Sevilla

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      11:00 Acciones visuales en torno a la Plaza de la Encarnación

Cádiz

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      10:00 Charla-Debate en la Torre de la Merced

Marbella

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      18:30 Concentración en el Centro, junto al Paseo Marítimo
ARAGÓN

Zaragoza

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      10:00 - 14:00 Mesa informativa en Plaza Sinués (detrás del Teatro Principal) - 16:00 - 20:00 Mesa informativa en Plaza España - 19:30 Concentración en Plaza España

CANARIAS

Tenerife

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      11:00 Concentración en Plaza Weyler S/C de Tenerife

Gran Canaria

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:00 Concentración en Plaza Saulo Torón en Las Canteras. Las Palmas de Gran Canaria

CANTABRIA

Santander

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:00 Concentración en la Plaza del Ayuntamiento 
CASTILLA-LA MANCHA

Albacete

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      19:00  Concentración en la Plaza del Altozano

CASTILLA Y LEÓN

Burgos

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      20:00 Concentración en el Cid

Palencia

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:00 Mesa informativa en Plaza mayor

Valladolid

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:30 Concentración y acto informativo en Plaza de la Fuente Dorada

CATALUNYA

Barcelona

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      17:00 Manifestació convocada davant de la seu de la Comissió Europea (cantonada Passeig de Gràcia amb Provença)

Olot

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:00 Concentració i taula informativa davant de les escales de Sant Esteve - Passeig Bisbe Gillamet 1

COMUNIDAD DE MADRID

Madrid

  • Sábado 18 de abril de 2015
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      18:00 Manifestación desde la Plaza de Neptuno a la Puerta del Sol

COMUNITAT VALENCIANA

Valencia

  • Sábado 18 de abril de 2015
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      18:00 Manifestación desde la Plaza San Agustín hasta la sede de la Delegación del Gobierno en la calle Colón

Castelló

  • Sábado 18 de abril de 2015
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:00 Concentració anti TTIP amb gran «Cavall de Troika», en la Plaça Major

Alicante

  • Sábado 18 de abril de 2015
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      14:00 Mesa informativa en Plaza del Puerto

EUSKADI

Bilbao

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      20:00 Marcha desde Plaza Elíptica

Donostia

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:00 Concentración en el Boulevard de San Raúl
EXTREMADURA

Zafra

  • Domingo 19 de abril de 2015
    19:00 Concentración en e Plaza de España

GALICIA

Vigo

  • Sábado 18 de abril de 2015

La Coruña

  • Sábado 18 de abril de 2015
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:00 Concentración en Plaza de Lugo

Ferrol

  • Sábado 18 de abril de 2015
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:00 Concentración en Plaza de Armas

Ourense

  • Sábado 18 de abril de 2015
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      11:30 Concentración na Subdelegación do Goberno, Parque de San Lázaro

Pontevedra

  • Sábado 18 de abril de 2015
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:00 Concentración na Praza de Peregrina

ILLES BALEARS

Palma de Mallorca

  • Sábado 18 de abril de 2015
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      11:00 Concentración en el mercado de Plaça de L'Olivar y pasacalles hasta el Mercat Ecològic de Plaça Patins

Menorca

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      11:00 Concentración en Plaça del Carme

Eivissa

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      11:00 - 21:00 Mesa informativa en el Bulevard Abel Matutes

LA RIOJA

Logroño

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:30 Concentración y reparto de frutos ecológicos de la región
NAVARRA

Pamplona

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      18:00 Manifestación desde la Antigua Estación de Autobuses  

PRINCIPADO DE ASTURIAS

Gijón

  • Sábado 18 de abril de 2015
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:00 Manifestación desde la Plaza del Humedal

REGIÓN DE MURCIA

Murcia

  • Sábado 18 de abril de 2015 
    • Día de acción Global contra los Tratados de Libre Comercio #18AnoalTTIP
      12:00 Concentración en Plaza Santo Domingo

Nota de Premsa: 18 d’abril: Dia d’Acció Global per aturar els Tractats de lliure comerç i inversions. Les Persones i el Planeta abans que el Capital

La Campanya Catalunya no al TTIP, que compta amb el suport de més de 400 entitats i federacions de Catalunya, convoca:
RODA DE PREMSA
Divendres 17 d’abril, Día de la Lluita Camperola, 10h30, Seu de Lafede.cat (C/Tàpies 1-3, Barri El Raval, Barcelona),
Amb la participació de:
 Lídia Senra, Eurodiputada, Sindicato Labrego i Via Campesina
 Josep Maria Coll, membre d'Unió de Pagesos,
 Vicki Arboli, Cooperativa de consum Germinal
 Un membre de la campanya Catalunya NO al TTIP
MANIFESTACIÓ UNITÀRIA
Dissabte 18 d’abril, a les 17:00h., que anirà des de l’Oficina de la Unió Europea a Barcelona (Passeig de Gràcia/Provença) fins a la Plaça de Sant Jaume.

La manifestació del 18 d’abril s’emmarca en una iniciativa internacional, que sota el lema, “Les persones i el planeta abans que el capital” convocamobilitzacions a més de 400 ciutats d’Europa, Amèrica, Àsia, Austràlia i el Nord d’Àfrica, contra l’amenaça a la sobirania dels pobles, els drets de les persones i la sostenibilitat del planeta, que suposen els tractats de lliure comerç. https://www.globaltradeday.org/

Volem donar a conèixer i manifestar-nos contra tot un seguit de tractats de lliure comerç que ara mateix s’estan negociant a esquenes de la ciutadania, i contra el silenci informatiu que els envolta, a més del TTIP(Transatlantic Trade and Investments Partnership), el CETA entre la Unió Europea i Canadà, que ja és troba en un procés més avançat; el TISA, un acord multilateral entre 50 països, sobre el comerç de serveis; i el TPP (Tractat Transpacífic), entre 12 països d’Amèrica, Àsia i Oceania. Tots junts suposarien un veritable “cop d’estat” a la governança global.
Al llarg de les darreres dècades, les empreses transnacionals i els governs han impulsat tractats de lliure comerç i d'inversions d'esquena a la ciutadania, vulnerant els nostres drets, el medi ambient i posant en perill la sostenibilitat de la vida. Al llarg de les darreres dècades, hem lluitat per la sobirania alimentària, pels nostres béns comuns, per la defensa dels nostres llocs de treball, els nostres territoris, les llibertats a internet, mentre exigíem democràcia. En el camí, hem crescut com a moviments, hem aconseguit que s’escoltin les nostres veus i hem aconseguit algunes victòries.  Ajuntant-nos podem aturar els acords que s'estan negociant i treballar per revertir els impactes nocius dels tractats que ja estan funcionant, i també podem impulsar alternatives fonamentades en la primacia dels drets humans per sobre dels privilegis de les grans empreses.
Per això, fem una crida a organitzacions, persones i aliances a participar a la jornada per organitzar accions descentralitzades a totes les ciutats, barris i pobles en la lluita contra aquest tipus de tractats que pretenen fer encara més efectiu el transvasament de riquesa cap a les elits. I ho fem en aquest 18 d’abril, coincidint pràcticament amb el dia de la lluita camperola (17 d'abril), conscients que la pagesia, el món rural i la sobirania alimentària, són un dels àmbits que es veurien més afectats per la imposició de les normes del lliure comerç a favor de les grans multinacionals agroalimentàries.
Al maig comença el període de ratificacions al Parlament Europeu, la mobilització, per tant, es fa molt imprescindible per exercir pressió ciutadana sobre les decisions de les institucions. Fer-ho amb la resta del món ens donarà més força. 
Telèfons de contacte: Carles Seijo 608920146, Jezabel Goudinoff 647547284,
ENTITATS ADHERIDES A “CATALUNYA NO AL TTIP”
Sindicats:
Comissions Obreres de Catalunya (CC.OO.), 
Confederació General del Treball (CGT),
Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC), 
Unió General de Treballadors de Catalunya (UGT),
Unió Sindical Obrera de Catalunya (USO),
Plataformes ciutadanes de defensa dels drets i serveis públics
Associació Catalana de Defensa de la Sanitat Pública (ACDSP), 
Attac-Acordem, 
Attac Catalunya,
Comitè 1er. de Desembre - Plataforma Unitària d’ONG-SIDA, 
Coordinadora d’Usuaris de la Sanitat (CUS), 
Dempeus per la salut pública, 
Federació d’Associacions de Veïns i Veïnes de Barcelona (FAVB), 
Marxa de la Dignitat, 
Plataforma d’Afectats per la Hipoteca de Barcelona (PAH), 
Plataforma Auditoria Ciutadana del Deute (PACD), 
Plataforma Aigua és Vida, 
Som Energia, 
Xarxa per la Sobirania Energètica.
Entitats ecologistes i de defensa del territori:
Associació de Naturalistes de Girona (ANG),
Aturem les prospeccions a la costa catalana,
Centre de Sostenibilitat Territorial (CST), 
Ecologistes en Acció, 
Greenpeace, 
Plataforma Aturem el Fracking, 
Plataforma Catalana en defensa de les Terres del Sènia,
Entitats de defensa de l’agricultura i l’alimentació
Aliança per la Sobirania Alimentària a Catalunya,  
Cooperativa Autogestionada de Consum Agroecològic Pinyol Vermell (Gràcia),
Revista Soberanía alimentaria, biodiversidad y culturas, 
Som Lo que Sembrem, 
Unió de Pagesos (UP),
ONG de cooperació, pau i DD.HH.
ACSUR-Las Segovias Catalunya, 
Àgora Nord Sud, 
Alba Sud - investigació y comunicació per al desenvolupament, 
Alternativa d’Intercanvi amb els Pobles Indígenes, 
Associació d’Amistat amb el Poble de Guatemala, 
Brigades Internacionals de Pau (PBI),
Centre Internacional Escarré per a les Minories Ètniques i Nacionals (CIEMEN), 
Cooperacció, 
Coordinadora d’ONG solidàries de les comarques gironines i l’Alt Maresme,
Educació per l’Acció Crítica, 
Enginyeria Sense Fronteres, 
Entrepobles, 
Federació Catalana d'ONG per la Pau, els Drets Humans i el Desenvolupament (FCONG), 
Fundació Pau i Solidaritat, 
FundiPau (Fundació per la Pau), 
Institut de Drets Humans de Catalunya,
Justícia Alimentària Global (VSF), 
Justícia i Pau Girona, 
Lliga pels Drets dels Pobles, 
Medicus Mundi Catalunya, 
Observatori DESC, 
Observatori del Deute en la Globalització (ODG),
SETEM Catalunya,
Suds, 
Xarxa de Consum Solidari, 
Entitats juvenils
Acció Jove, 
Avalot-joves d’UGT,
Consell de la Joventut de Barcelona (CJB),
Consell Nacional de la Joventut de Catalunya (CNJC)
Entitats feministes
Associació Colomenca de Dones Artemis (Santa Coloma de Gramenet),
Ca la Dona, 
Centre d’Anàlisi i Programes Sanitaris (CAPS), 
Marxa Mundial de Dones, 
Entitats culturals
Grup d'Investigació sobre Exclusió i Control Social Universitat de Barcelona (GRECS),
La Torna Ateneu Independentista i Popular de la Vila de Gràcia,
Solidaritat i Comunicació - SICOM
Partits i moviments polítics:
Candidatura d’Unitat Popular (CUP), 
Equo Catalunya, 
Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), 
Front Cívic de Catalunya,
Barcelona en Comú, 
Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), 
Joventuts d'Esquerra Republicana (JERC),
Joves d’Esquerra Verda (JEV),
Moviment 15M Barcelona,
Parlament Ciutadà, 
Pirates de Catalunya, 
Podem Barcelona,
Podem El Prat de Llobregat,
Podem Sant Joan Despí, 
Procés Constituent, 

Decenas de organizaciones se manifestarán en España contra el TTIP el próximo día 18

Denuncian que este Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE supondrá la eliminación de normas sociales y medioambientales, a favor de los intereses de las multinacionales

Decenas de movimientos sociales, organizaciones, colectivos, plataformas y asambleas ciudadanas de España se han sumado ya a una campaña contra la implantación del Tratado Transatlántico de Libre Comercio e Inversión entre Estados Unidos y la Unión Europea (TTIP, por sus siglas en inglés), al que consideran un peligro para la sociedad y el medio ambiente. El próximo 18 de abril, están convocadas manifestaciones contra dicho Tratado en 12 ciudades españolas.
Decenas de movimientos sociales, organizaciones, colectivos, plataformas y asambleas ciudadanas  de España se han adherido a una campaña contra la implantación del Tratado Transatlántico de Libre Comercio e Inversión entre Estados Unidos y la Unión Europea (TTIP, por sus siglas en inglés), y hacen un llamamiento a la ciudadanía para expresar un desacuerdo público contra dicho Tratado el próximo 18 de abril de 2015.


Actualmente el TTIP se encuentra en negociaciones, que han sido denunciadas como “clandestinas” por muchas voces, como la del Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz. Los detractores del Tratado temen que este  suponga la eliminación de barreras obligatorias relacionadas con normas sociales y medioambientales.

Los peligros del TTIP

En el primer caso, la desregularización por parte del TTIP afectaría, según el European Journal of Public Helath, a determinados principios y protecciones existentes en el ámbito de la salud pública, como el acceso a los medicamentos esenciales y a los servicios sanitarios; también a la seguridad alimentaria, tema candente por las restricciones y los permisos actuales para producción y comercialización de transgénicos; y al terreno laboral, con pérdida de derechos laborales, ya que EEUU sólo ha suscrito dos de los ocho Convenios fundamentales de la Organización Mundial de Trabajo (OIT).

En cuanto a las controversias inversor-Estado, el TTIP permitiría a los inversores estar al margen de la justicia y presentar sus quejas directamente a los "tribunales internacionales de arbitraje", a menudo compuestos por abogados de las mismas empresas, tal y como ya informamos al respecto en 2014 en Tendencias21.

En lo que a medio ambiente se refiere, los contrarios al TTIP, como la eurodiputada del partido de los verdes alemanes Ska Keller, han señalado que este es una amenaza importante para los estándares medioambientales y de consumo a ambos lados del Atlántico; que permitirá que productos y procesos actualmente prohibidos en la UE pasen a ser legales.



Voces a favor

Las voces a favor del Tratado son principalmente los think-tanks conservadores, que por su parte han creado toda una campaña a favor del TTIP basada en el mantra: "más comercio, más empleo".

Por ejemplo, David Cameron opina que el acuerdo creará alrededor de dos millones de empleos y la Comisión Europea, aunque con más cautela, también habla de “millones de puestos de trabajo”, ha informado Rosae Martín Peña en Tendencias21. En España, los partidos políticos PP, PSOE, UPyD y CiU han apoyado el Tratado.

Una campaña en más de 20 países europeos

En el pasado, la campaña contra el TTIP -que más allá de nuestras fronteras aúna a más de 230 movimientos sociales, sindicales y organizaciones ciudadanas que luchan por la justicia social y ambiental procedentes 20 países europeos-  ha señalado un informe del Parlamento Europeo en el que se revelaban los errores de un estudio sobre los supuestos beneficios del TTIP; ha denunciado que la CE frenó su oposición a las negociaciones para el TTIP o ha organizado manifestaciones de protesta en numerosas ciudades, como las celebradas el pasado 11 de octubre.

Para el próximo 18 de abril, están previstas nuevas manifestaciones contra el TTIP en las ciudades españolas de Almería, Barcelona, Castelló, Gijón, Granada, Madrid, Mallorca, Marbella, Santander, Sevilla, València y Vigo

Discrepancias en Galicia ante la negociación del Tratado de Libre Comercio

Discrepancias en Galicia ante la negociación del Tratado de Libre Comercio
Los partidos políticos del Parlamento de Galicia evidenciaron hoy discrepancias, aunque también alguna coincidencia, ante las negociaciones entre la UE y Estados Unidos para alcanzar un acuerdo de libre comercio (TTIP, en inglés).
La proposición del diputado del BNG Francisco Jorquera contraria a ese tipo de acuerdo por considerarlo lesivo para los intereses de Galicia y al ver "oscurantistas" sus negociaciones, suscitó el apoyo de AGE y parcialmente del PSdeG y del PPdeG, todo ello en la reunión de la comisión tercera del Parlamento autonómico.
Los cuatro partidos adoptaron por unanimidad parte del texto presentado en el sentido de instar a la Xunta a "solicitar al Ministerio de Administraciones Públicas su apoyo a todas las iniciativas dirigidas a mantener el carácter público de los llamados servicios socialmente útiles".
Sin embargo, PPdeG y PSdeG rechazaron la intención del BNG y de AGE de aprobar una propuesta para que el Parlamento de Galicia declarara "su oposición al TTIP, por comprometer el futuro de los servicios públicos".
Representantes populares y socialistas alegaron que el tratado puede conllevar beneficios para la economía y el comercio de Galicia.
En ese sentido, el diputado del PPdeG Gonzalo Trenor afirmó en su intervención que ese acuerdo puede abrir un "gran espacio" comercial entre Europa y América que, según cálculos de expertos, impulsará el crecimiento económico y estimulará el empleo.
Añadió que ese proyecto "ambicioso" favorecerá a Galicia, que en los últimos dos años ha registrado un "máximo histórico de exportaciones" y que la Xunta pretende incrementar aún más para fomentar que la venta exterior alcance el 40% del producto interior bruto y el 25% del volumen total.
Trenor aseguró que Europa y Estados Unidos "comparten un núcleo esencial de valores democráticos" y afirmó que su partido prevé presentar una proposición no de ley pidiendo mayor información sobre las negociaciones.
El diputado del PSdeG Abel Losada destacó que "no se puede negociar a la baja en términos de condiciones económicas, sociales y laborales" y abogó por que el Gobierno español haga "un estudio sobre el impacto que tendrá" para el país el TTIP.
Añadió que su partido considera que hay una "líneas rojas" que no se pueden traspasar y apuntó que el TTIP, pese a ser negociado por la Unión Europea, deberá ser aprobado por los parlamento nacionales.
Sin embargo, consideró necesario un acuerdo que favorezca el comercio transatlántico en un momento en que hay un incremento del "movimiento de mercancías hacia la zona del Pacífico" que corre el riesgo de dejar a Europa en "una posición más periférica".
Losada abogó por "incrementar los flujos comerciales entre el continente americano y europeo"; estimó que "los ciudadanos tienen derecho a saber cómo va a afectar a su vida", pero aseguró también que las negociaciones requieren "preservar la discreción".
Jorquera, autor de la proposición no de ley, discrepó de la postura del PSdeG y el PPdeG, y consideró que los informes acerca de los beneficios para la economía de tales acuerdos ya fueron evocados en la adopción de otros tratados y que luego resultaron no cumplirse.
Por ello, vaticinó que puede resultar perjudicial para sectores como la agricultura, para las condiciones laborales de los europeos o en términos de la rebaja de derechos laborales y de condiciones de seguridad para los consumidores.
Para el representante del BNG, el tratado supondrá "la ruina para miles de pequeñas y medianas empresas" gallegas.
También la diputada de AGE Yolanda Díaz insistió en los perjuicios que puede llevar este acuerdo para Galicia y el conjunto de Europa ya que entendió que conllevará que "el pez gordo se coma al pequeño".
Además, Díaz opinó que la falta de transparencia en las negociaciones, que podrían prolongarse hasta 2019 o todavía más tiempo, supondrán ahondar aún más en la percepción poco democrática que la ciudadanía tiene de la Unión Europea.
Para la representante de AGE, el tratado tiene pretensiones de convertirse en un "gobierno de las multinacionales" y se asemeja al fallido intento de establecer en la década de 1990 el denominado Acuerdo Multilateral sobre Inversiones (AMI), cuyo objetivo era "el mismo".

Lola Sánchez: “El TTIP marcaría el fin del ciclo iniciado en la Revolución Francesa”

  • Podemos celebró este viernes un acto público donde su eurodiputada Lola Sánchez desgajó los detalles sobre la negociación del tratado de libre comercio entre la UE y EEUU
  • El partido mostró su apoyo a las manifestaciones contra el acuerdo que tendrán lugar el próximo sábado

    “El Tratado de Libre Comercio entre la UE y EEUU es un ataque del gran capital a las democracias estadounidense y europea”. Así de tajante fue Lola Sánchez, eurodiputada de Podemos, en un acto público que el partido celebró este viernes en Madrid para denunciar las negociaciones que se están llevando a cabo sobre este documento y para anunciar su apoyo a las manifestaciones que tendrán lugar el próximo día 18 en todo el mundo para exigir su paralización.

    Podemos congregó a más de 150 personas en el Círculo de Bellas Artes de Madrid con el fin de explicar las consecuencias que tendría la aprobación del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP, en sus siglas en inglés) en los términos que actualmente se negocian. En el acto intervinieron tanto Sánchez como el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil del partido, Rafael Mayoral, y el número 3 de su lista para la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar. La eurodiputada, no obstante, fue quien llevó la voz cantante a la hora de informar sobre la densa opacidad que rodea a las negociaciones entre EEUU y la UE para aprobar un tratado que, a su juicio, es “una constitución de las multinacionales”. Y, por ello, los tres dirigentes pidieron que el tema entre en el debate político “como ya ocurre en países como Alemania, Austria u Holanda”.

    Las intervenciones de los líderes de Podemos, tras la emisión de un vídeo, incluyeron varios reproches a la prensa por la inacción de la que –a su juicio– está haciendo gala a la hora de abordar las novedades sobre el tratado. No obstante, la mayor parte de los discursos fueron encaminados a explicar a los asistentes qué es el TTIP y cómo se están desarrollando sus negociaciones. En este sentido, Sánchez señaló que el documento se apoya en “tres pilares”: los “aranceles” al comercio entre la UE y los EEUU –cuya media actual, según las cifras aportadas por la eurodiputada, se sitúa ya en un irrisorio 2,5%– la “armonización de legislaciones” –un principio por el que Sánchez alertó de que se buscará “el mínimo común denominador” en elementos como la protección laboral o medioambiental– y la solución de conflictos entre empresas y Estados, fundamentados en el tribunal conocido como ISDS, en sus siglas en inglés.

    El ISDS y el Consejo de Cooperación Regulatoria

    Sánchez se detuvo especialmente a explicar este elemento, por el cual las empresas que vean comprometidos sus beneficios presentes o potenciales por un cambio legislativo en un Estado podrán denunciar a ese país ante un tribunal al margen de los sistemas de justicia convencionales y exigirle una indemnización por el montante que supongan estos potenciales beneficios no ganados. La eurodiputada, en este sentido, puso como ejemplo la denuncia que la multinacional francesa Veolia interpuso en 2012 contra Egipto ante un mecanismo similar cuando el Estado tuvo la intención de subir el salario mínimo.

    Esta denuncia "obligó al Estado a retraerse, porque el litigio le iba a costar muchos millones de euros", señaló Sánchez, que planteó que precisamente esta disposición a "dejar de legislar" sería una de las consecuencias del ISDS. No obstante, la eurodiputada aseguró en el acto que el pasado lunes, la Comisión Europea admitió en su respuesta a una pregunta parlamentaria que las negociaciones acerca de este tribunal se encontraban "paralizadas" por el momento a causa de la polémica que había generado su salida a la luz pública y el amplísimo rechazo que generó en una encuesta realizada por la UE entre los ciudadanos –el 97% de los 150.000 participantes se opuso a su inclusión–.

    De igual forma, la representante se centró en criticar el Consejo de Cooperación Regulatoria, otro órgano que se contempla en las negociaciones y que estaría formado "por representantes de los lobbies", según ha denunciado Sánchez. "El Consejo va a condicionar la legislación en todos los niveles", aseguró la eurodiputada, en referencia a la capacidad que tendrá este ente para revisar las propuestas legislativas de los Estados que afecten a asuntos regulados por el TTIP y proponer modificaciones cuando considere que van contra las directrices del tratado.

    Sánchez también informó a los asistentes de que varios eurodiputados de cuatro grupos parlamentarios han creado un grupo informal para plantear acciones de protesta contra el TTIP, pero criticó que el grupo socialdemócrata se muestre mayoritariamente favorable al tratado. "Si algún día el TTIP termina de negociarse y necesita ser aprobado en el Parlamento Europeo, nosotros solo podremos votar el sí o el no. Y los socialistas tienen un papel importante, de ellos depende que salga adelante o no", señaló la eurodiputada. 

    Páginas