Noticias de la Campaña estatal #NoalTTIP

CiU, PPC i C's impedeixen que el Parlament insti el Govern i l'Estat a celebrar un referèndum sobre el TTIP

La cambra sí ha aprovat reclamar "fer públiques les informacions de les que disposen" sobre la negociació a l'Estat i la UE i crear un grup de treball a la cambra catalana
Barcelona (ACN).- El vot de CiU, PPC i C's al Parlament ha impedit que es pogués aprovar una moció de la CUP que demanava a l'Estat i al Govern de la Generalitat que celebressin "un referèndum sobre aquells "acords comercials entre la UE i altres estats o grups d'estats que tinguin major impacte", com el Tractat de Lliure Comerç i Inversions -conegut com TTIP- entre la Europa i els EUA. Tot i el vot favorable de la CUP, ERC, PSC i ICV-EUiA, els diputats de CiU, C's i PPC han estat suficient per tombar la proposta. De la mateixa manera, també s'ha rebutjat blindar els serveis socials, educatius i sanitaris de les negociacions dels tractats d'inversió i la reclamació de més "transparència" als estats sobre aquest tema. 

EL 97% SÍ IMPORTA #NOalISDS

Pasando del 97%. La Comisión Europea pretende hacer oídos sordos a la opinión de la inmensa mayoría sobre los tribunales de arbitraje entre inversores y Estados, a pesar de que fue la propia institución que lanzó la una consulta al respecto. A partir de ahora sólo pedirá asesoramiento a agentes especializados”.
 
Se trata de una burla a la población europea que refleja la falta de democracia y transparencia de los tratados de libre comercio como el TTIP, según la campaña #NoalTTIP.
 
 
 

El ISDS (por sus siglas en inglés) es un mecanismo de arbitraje presente en tratados de libre comercio que permite a grandes empresas inversoras extranjeras denunciar a un Estado ante un tribunal de arbitraje privado si considera que alguno de sus “derechos” ha sido vulnerado. Este mecanismo está contemplado en el tratado de libre comercio UE-Canadá (CETA), pendiente de aprobación en el Parlamento Europeo, y en las actuales negociaciones del Tratado Transatlántico de Libre Comercio entre la UE y Estados Unidos (TTIP).
 
La propia Comisión Europea lanzo el pasado verano una consulta pública sobre el ISDS para sofocar la oposición ciudadana a estos mecanismos, que ponen en peligro la soberanía de los Estados, y para calmar las acusaciones de falta de transparencia y participacion ciudadana en los procesos de negociaciones del TTIP.
 
A pesar de que las preguntas de la consulta eran extremadamente técnicas, se registró un récord de participación. Casi 150.000 personas respondieron, el de las cuales 97% rechazó la inclusión del mecanismo de arbitraje ISDS en el TTIP y otros tratados comerciales.
 
Este martes se publicaron oficialmente los resultados de la Consulta Ciudadana sobre la Protección de las Inversiones. Continuarán las consultas, pero a partir de ahora sólo con agentes especializados. Según la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, anunció, se reformarán los mecanismos de protección de las inversiones para que no supongan un límite al derecho a legislar, como ya se ha hecho en CETA.
 
Lo cierto es que los cambios anunciados no solucionarán el problema en absoluto. Tal y como ocurre en el caso de CETA, las multinacionales seguirán teniendo más derechos que los ciudadanos y las empresas locales o y tres jueces privados, que obtienen un lucro sustancial durante el proceso, seguirán decidiendo qué políticas son correctas o incorrectas, desacreditando la soberanía nacional.
 
Las negociaciones del TTIP son un caballo de Troya para que las multinacionales tengan cada vez más poder a ambos lados del Atlántico frente a la soberanía de los Estados, los derechos laborales y sociales, la protección ambiental. Las maniobras para mantener los tribunales de arbitraje en el tratado lo demuestran.
 
La inclusión del mecanismo ISDS en el TTIP abriría las puertas a que empresas estadounidenses realizaran demandas como las llevadas a cabo contra Uruguay, donde una tabaquera denunció al Gobierno por la normativa de etiquetado de los paquetes de tabaco, o Egipto, donde otra multinacional recurrió al tribunal de arbitraje por la subida del salario mínimo obligatorio.
 
A pesar de los ninguneo de la Comisión Europea el 97% SÍ IMPORTA per tenemos que recordárselo #NOalISDS
 
 
Fuente original: Ecologistas en Acción

18 de abril: cita mundial contra el TTIP y otros tratados comerciales

Protesta contra Juncker y el TTIP, diciembre de 2014, Bruselas. Agencias La Campaña no al Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) organiza una reunión estatal para avanzar en la información y denuncia sobre la esencia del tratado comercial que Bruselas y Washington negocian en secreto, a pesar de las promesas de implementar la transparencia de la Comisión de Jean-Claude Juncker
 
MADRID.- Bruselas prometió desclasificar nuevos documentos sobre las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con EEUU en 2015, preocupada por las acusaciones de falta de transparencia en las reuniones, o por el excesivo peso de los lobbies en el proceso: dos realidades sobre las que se ha pronunciado incluso la defensora del pueblo de la UE, Emily O'Reilly. Sin embargo, y según denuncia el portavoz de Ecologistas en Acción Tom Kucharz, la Comisión Europea se ha limitado hasta la fecha a publicar documentos de posición en relación a distintas partes de la negociación, pero no "textos legales, el texto consolidado, ni las ofertas y las demandas de EEUU". "Eso es exactamente lo que hay que ver", asegura Kucharz a Público.


Junto al portavoz de Ecologistas en Acción, más de medio centenar de sindicalistas, activistas y representantes de partidos políticos se han dado cita este sábado en la sede de la Confederación General de Trabajadores (CGT), en el marco del primer encuentro estatal de la Campaña no al TTIP. Más de 130 organizaciones como Ecologistas en Acción y la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana (ATTAC); partidos como Podemos, Izquierda Unida o Equo y sindicatos como Comisiones Obreras (CCOO) y la propia CGT sustentan esta campaña, que a lo largo del último año ha trabajado para dar a conocer la letra pequeña del Tratado, que Bruselas y Washington tienden a obviar.

Un ejemplo es el llamado Consejo de Cooperación Reguladora, una suerte de filtro de todas las normas comunitarias que afecten a lo establecido por el TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership) y que daría nuevos poderes a las empresas para influir y "coescribir" las normativas. "Sería un cuerpo permanente y no temporal", "una mesa conjunta en la que se sientan el capital y el Estado", "la privatización de la política y de la ley, con otra ley", en palabras de Kucharz.  "Se perderían los últimos rincones de soberanía democrática", zanja.

El activista recuerda que aún no está claro quiénes se sentarán en este consejo -es posible que haya sillas para las agencias reguladoras-, pero sí  que las multinacionales contarán con acceso directo a estas negociaciones. "EEUU quiere que abarque todas las legislaciones de la UE, mientras que Bruselas quiere que sólo afecte a las que tienen un impacto directo sobre el comercio", que por otra parte pueden ser la mayoría, como apunta.

Otro de los puntos más polémicos en lo que a regulación se refiere es el reconocimiento mutuo entre los estándares de los 28 y Washington, o la obligatoriedad de armonizar estas regulaciones adoptando las más laxas en algunos campos, como plantea el actual borrador del acuerdo. Hasta la fecha, Bruselas ha defendido el polémico tratado esgrimiendo los supuestos beneficios económicos que generará de acuerdo con un estudio -ignorando los resultados de otros trabajos que alertan de lo contrario-, e insistiendo en que el reconocimiento de los estándares de EEUU no supondrá un riesgo para la salud o la protección de los europeos, ni una reducción de las normativas comunitarias.
El mecanismo de resolución de disputas ISDS (Investor-State Dispute Settlement) que previsiblemente incorporará el tratado, y que permitirá a las multinacionales demandar a los estados en los que inviertan, de considerar sus inversiones perjudicadas por los cambios normativos efectuados por estos países es sólo la punta del iceberg de los detalles de esta alianza, que hoy han sacado a relucir los activistas.
El estudio de la cara B de acuerdos como el TTIP o el CETA (UE-Canadá) ha propiciado un aumento de movilizaciones y campañas de protesta de ONGs, partidos políticos o sindicatos contra estos acuerdos. Liberales, socialdemócratas y conservadores impulsan el acuerdo, y en mayo de este año el Europarlamento votará una resolución nacida al amparo de estas fuerzas, para pedir a la Comisión Juncker que acelere las negociaciones sobre el acuerdo, similar a la que en su día aprobó el PP en el Congreso de los Diputados.
18 de abril: cita mundial contra el TTIP
Coincidiendo con la octava ronda de reuniones entre Bruselas y Washington, los activistas contra el TTIP en el Viejo Continente celebrarán el próximo 2 de febrero una reunión para coordinar estrategias de acción contra el acuerdo en la capital belga.
El 18 de abril, los opositores al TTIP de ambos lados del Atlántico celebrarán una jornada global contra el acuerdo, en línea con la acción desarrollada el pasado 11 de octubre. 
Distintos miembros de ATTAC aseguran a este diario que la cita debe ser "lo más grande posible", aunque también esperan que el debate sobre el acuerdo esté presente en las campañas para las elecciones municipales y autonómicas de mayo en nuestro país, y que el rechazo a la alianza atlántica logre colarse entre las reivindicaciones básicas de los trabajadores el próximo 1 de mayo. 
La reunión de este sábado se ha saldado con la creación de varios grupos de trabajo, y con el reto de visibilizar el acuerdo transatlántico en el Parlamento Europeo y en las cámaras nacionales. 
Según los activistas, la alianza comercial viene a consolidar el modelo neoliberal imperante, y el mejor antídoto contra el TTIP -como en su día defendió Susan George-, es precisamente avisar a la ciudadanía de que entrañará peligros para los derechos laborales, los mercados públicos o las normas de seguridad y ambientales de la UE.

"Catalunya NO al TTIP" lleva el debate al Parlament

La Comisión de Acción Exterior, Unión Europea y Cooperación se reunió para realizar un debate sobre el TTIP, que sirvió para marcar la posición de los diferentes partidos respecto al tratado de libre comercio. En ella participaron el director de la Representación de la Comisión Europea en Barcelona, Ferran Tarradellas; Ricard Bellera, Secretario de Internacional, Migración y Cooperación de CCOO; una representación de PIMEC; Joan Tugores, profesor de economía de la UB; y Àlex Guillamón y Carlos Seijo, miembros de la Campaña Cataluña No al TTIP. Posteriormente a las intervenciones de las personas invitadas se produjo un turno en el que los representantes de cada partido político plantearon preguntas y mostraron sus posturas
Mientras el debate monográfico avanzaba dentro del Parlamento de Cataluña, miembros de la Campaña se concentraron ante el hemiciclo para recoger firmas en contra. Tras el éxito del acto las entidades y miembros que forman la campaña han visto como positiva la sesión informativa. A pesar de ello la campaña seguirá trabajando: "no nos quedaremos esperando de brazos cruzados. Seguiremos nuestro propio proceso de debate, información y movilización ciudadana”.
Puedes consultar la intervención de la Campaña en la sesión, imágenes, videos y noticias aquí:

1) Text de la intervenció de la Campanya Catalunya No al TTIP en el Parlament  

Descarregar en català           Descargar en castellano

2) La noticia en TV3

3)Videos de la sessió del Parlament
CANAL PARLAMENT: Comissió d'Acció Exterior, Unió Europea i Cooperació. 22/12/2014 - sessió ordinària monogràfica sobre l'Associació Transatlàntica per al Comerç i la Inversió

4) Imágenes
 
 
 
5) Crònica de la DIRECTA: Judit Montenegro 23/12/2014
El debat sobre el TTIP arriba al Parlament de Catalunya mentre la campanya continua mobilitzant-se en contra
Leer más abajo en castellano

La Comissió d’Acció Exterior, Unió Europea i Cooperació es va reunir ahir al matí al Parlament de Catalunya per a realitzar un debat monogràfic sobre l’Associació Transatlàntica per al Comerç i la Inversió (TTIP). La sessió ha estat una conseqüència de la proposta de resolució presentada pel Grup Parlamentari d’ICV-EUiA i que va ser aprovada per la Comissió. Amb això, aquest ha estat el primer cop que el tractat de lliure comerç que s’està negociant en secret entre la UE i els EUA arriba al Parlament.

L’objectiu principal va estar que els partits polítics poguessin debatre amb els ponents, “experts” en el TTIP. Malgrat això la sessió s'ha donat sense que cap ciutadà ni cap representant parlamentari pugui accedir a la informació del tractat al ser unes negociacions secretes. Tota la informació disponible fins ara prové dels documents desclassificats proporcionats per la Comissió Europea i diverses filtracions.

Defenses i crítiques al tractat

A la sessió, que va durant gairebé quatre hores, hi van participar el director de la Representació de la Comissió Europea a Barcelona, Ferran Tarradelles; Ricard Bellera, Secretari d'Internacional, Migració i Cooperació de CCOO; una representació de PIMEC; Joan Tugores, professor d’economia de la UB; i Àlex Guillamón i Carles Seijo, membres de la Campanya Catalunya No al TTIP.

Tres de les intervencions destacaren el TTIP com una oportunitat. Entre d’elles, Ferran Tarradelles va presentar el tractat com un pla d’estímul econòmic, ja que segons ell “oferiria noves oportunitats a les seves empreses i crearia centenars de milers de llocs de treball”. En contrapartida, Ricard Bellera va exposar com des de CCOO creuen que el TTIP “pot contribuir a una degradació de la legislació laboral, social i mediambiental de la UE i dels seus estats, i que, a la vegada, pot afavorir la privatització dels serveis públics”. Àlex Guillamón, per la seva banda, va criticar el tractat amb contundència des de la visió de la Campanya Catalunya No al TTIP: “TTIP és un ambiciós projecte per institucionalitzar i arrodonir la demanda creixent dels grans lobbys industrials i financers”, que segons el membre de la campanya, només servirà per “construir un gran mur i una fossa de cocodrils entre les institucions públiques i les demandes de la ciutadania”.

Els partits envers el TTIP

Posteriorment a les intervencions dels ponents es va produir un torn de deu minuts en els quals els representants de cada partit polític plantejaren qüestions i mostraren les seves postures. Els representants de la Comissió d'Acció Exterior, Unió Europea i Cooperació per part de CiU i el PP, Marta Pascal i Juan Millán, es posicionaren a favor del tractat i dels arguments exposats pel director de la Representació de la Comissió Europea a Barcelona. Per la seva banda, Ciutadans i PSC, denunciaren el secretisme i la mancança de transparència de les negociacions. Malgrat això, van mantenir-se neutrals i sense una posició clara a favor o en contra. El diputat socialista, David Fernández, va afegir que el PSC estava “interessat a fer tractats de comerç” sense influenciar negativament els drets de les treballadores i el medi ambient i, va exposar, tractats que no incorporin “l’existència dels ISDS [tribunals d’arbitratge]”. Malgrat això cal recordar que els socialistes van votar en el Parlament en contra que la ciutadania pogués votar en un referèndum si estava d’acord o no amb el TTIP.

Tant la CUP-AE com ICV-EUiA es van posicionar clarament en contra el tractat per tots els drets que aquest faria perdre si s'arribés a aplicar. Per la seva banda ERC, que encara no s’havia pronunciat, va considerar que no és el moment per no negociar un tractat com aquest i també –com la CUP i ICV-EUiA– en va criticar la falta d’informació i transparència.

Recollida de firmes i concentració contra el TTIP

Mentre el debat monogràfic avançava dins el Parlament de Catalunya, membres de la Campanya Catalunya No al TTIP es van concentrar davant de l'hemicicle per recollir-hi signatures en contra. Després de l’èxit de l’acte TTIP organitzat pel Procés Constituent el passat divendres –on van assistir-hi segons les organitzadores més d'un miler de persones–, les entitats i membres que formen la campanya han vist com positiva la sessió informativa “en la mida que simbolitza la voluntat de la nostra societat i, esperem que també del nostre Parlament, d’assolir la majoria d’edat en un tema d’aquesta transcendència”, segons Guillamón. Per la seva banda, Carles Seijo, també membre de la campanya i participant en la sessió, va valorar el debat com a “positiu pels nostres interessos”, ja que “hem notat un canvi important d’ERC que no s’havia pronunciat fins ara”, tot i que “la seva posició no és definitiva i el PSC tampoc ho té clar”.

Guillamón va afegir que si aquesta sessió d’avui suposa que a partir d’aquí “s’obre un debat polític i ciutadà clar, molt millor”. Malgrat això va apuntar també que la campanya seguirà treballant: “no ens quedarem esperant de braços plegats. Seguirem el nostre propi procés de debat, informació i mobilització ciutadana.”



El debate sobre el TTIP llega al Parlament de Catalunya mientras la campaña continua movilizándose en contra

La Comisión de Acción Exterior, Unión Europea y Cooperaciónse reunió para realizar un debate sobre el TTIP que sirvió para marcar la posición de los diferentes partidos respecto al tratado de libre comercio

DIRECTA: Judit Montenegro 23/12/2014

La Comisión de Acción Exterior, Unión Europea y Cooperaciónse reunió ayer por la mañana en el Parlamento de Cataluña para realizar un debate monográfico sobre la Asociación Transatlánticapara el Comercio y la Inversión (TTIP). La sesión ha sido una consecuenciade la propuesta de resolución presentadapor el Grupo Parlamentario de ICV-EUiA y que fue aprobada por la Comisión. Con ello, esta ha sido la primera vez que el tratado de libre comercio que se está negociando en secreto entre la UE y EEUUllega al Parlamento.

El objetivo principal fue que los partidos políticos pudieran debatircon los ponentes, "expertos" en el TTIP. A pesar de ello la sesión se ha dado sin que ningún ciudadano ni ningún representante parlamentariotenga acceso a la información del tratado al ser unasnegociaciones secretas. Toda la información disponible hasta ahora proviene de los documentosdesclasificados proporcionados por laComisión Europea y varias filtraciones.

Defensas y críticasal tratado

En la sesión, en la que durante casi cuatro horas, participaron el director de la Representación de la Comisión Europea en Barcelona, Ferran Tarradellas; Ricard Bellera, Secretario de Internacional, Migración y Cooperación de CCOO; una representación de PIMEC; Joan Tugores, profesor de economía de la UB; y Àlex Guillamóny Carlos Seijo, miembros de la Campaña Cataluña No al TTIP.

Tres de las intervenciones destacaronel TTIP como unaoportunidad. Entre ellas, Ferran Tarradellas presentó el tratado como un plan de estímulo económico, ya que según él "ofrecería nuevas oportunidades a sus empresas y crearía cientos de miles de puestos de trabajo". En contrapartida, Ricard Bellera expuso comodesde CCOO creen que el TTIP "puede contribuir a una degradación de la legislación laboral, social y medioambiental de la UE y de sus estados, y que, a su vez,puede favorecer la privatización de losservicios públicos". Alex Guillamón, por su parte, criticó el tratado concontundencia desde la visión de la Campaña Cataluña No al TTIP: "El TTIP es un ambicioso proyecto para institucionalizar y redondear la demanda creciente de los grandes lobbys industriales y financieros", que según el miembrode la campaña, sólo servirá para "construir un gran muro y un foso de cocodrilosentre las instituciones públicas ylas demandas de la ciudadanía".

Posición de los partidos hacia el TTIP

Posteriormente a las intervenciones de losponentes se produjo un turno de diez minutosen los que los representantes de cada partido político plantearon cuestiones ymostraron sus posturas.Los representantes de la Comisiónde Acción Exterior, Unión Europea y Cooperación por parte de CiU y el PP, MartaPascal y Juan Millán,se posicionaron a favor del tratado y de los argumentos expuestos por el director de la Representación de la Comisión Europea en Barcelona. Por su parte, Ciudadanosy PSC, denunciaron el secretismo y la falta de transparencia de las negociaciones. Sin embargo, se mantuvieron neutrales y sin una posición clara a favor o en contra. El diputadosocialista, David Fernández, añadió que el PSC estaba "interesado en hacer tratados de comercio" sin influenciar negativamente a los derechos de las trabajadoras y el medio ambiente y, expuso, tratados que no incorporen "la existencia de los ISDS [tribunales de arbitraje]". A pesar de ellohay que recordar que los socialistasvotaron en el Parlamento en contra de que la ciudadanía pudiera votar en un referéndumsi estaba de acuerdo o no con el TTIP.

Tanto la CUP-AE como ICV-EUiA se posicionaron claramente en contra el tratado por todos los derechos que este haría perder si se llegara a aplicar. Por su parte ERC, que aún no se había pronunciado, consideró que no es el momentopara no negociar un tratado como éste y también -como la CUPe ICV-EUiA encriticó la falta de información y transparencia.

Recogida de firmas y concentración contra el TTIP

Mientras el debate monográfico avanzaba dentro del Parlamento de Cataluña, miembros de la Campaña Cataluña No al TTIP se concentraron anteel hemiciclo para recoger firmas en contra. Tras el éxito del acto sobre el TTIPorganizado por el Proceso Constituyente el pasado viernes -donde asistieronsegún las organizadorasmás de un millar de personas-, las entidades y miembros que forman la campaña han visto como positiva la sesión informativa "en la medida que simbolizala voluntad de nuestra sociedad y, esperamos que también de nuestro Parlamento, de alcanzar la mayoría de edad en un tema de esta trascendencia", según Guillamón. Por su parte, Carlos Seijo, también miembro de la campaña y participando en la sesión, valoró el debatecomo "positivo para nuestros intereses", ya que "hemos notado un cambio importante de ERC que no se había pronunciado hastaahora ", aunque" su posición no es definitiva y el PSC tampoco lo tiene claro".

Guillamón añadió que si esta sesión de hoy supone que a partir de ahí"se abre un debate político y ciudadanoclaro, mucho mejor". A pesar de ello apuntó tambiénque la campaña seguirá trabajando: "no nos quedaremos esperandode brazos cruzados. Seguiremos nuestro propio proceso de debate, información y movilizaciónciudadana”.

El TTIP contra las mujeres

TTIP_01_720x378Hace unos meses Lourdes Benería manifestaba que el feminismo en Europa no había cuestionado con la suficiente fuerza lo que nos traía el modelo neoliberal, que no había introducido como algo central este tema en su agenda. No estábamos haciendo el suficiente hincapié en que cada vez es más profundo el conflicto entre capital y vida. Veíamos a nuestras compañeras latinoamericanas movilizarse contra el NAFTA, contra el ALCA, generar nuevos frentes contra el libre comercio, salir a la calle bajo el lema “somos mujeres, no mercancías”, pero aunque desde las redes internacionales se seguían y conocían estos procesos, la “maquilización”, se consideraba más un tema de apoyo a las redes feministas que como un tema PROPIO de nuestra agenda.
Por: Estefanía Rodero, Círculo de Salamanca - Comisión de Economía - Candidata a la Secretaría General
Pues bien, ya tenemos en casa el caballo de Troya, se requiere información, acción y respuesta porque, como ya se ha dicho, no se trata de un enfrentamiento entre EEUU y Europa, sino un abuso del poder corporativo y multinacional frente a la soberanía democrática.

ENTRANDO DE LLENO EN EL ASUNTO:
¿Qué nos estamos jugando las mujeres con la aprobación del TTIP?
LABORAL
Sabemos que el proceso de negociación no está centrado en el tema arancelario, sino en la “cooperación reguladora”, es decir, normativas a la baja. Pues bien, ¿cuál es la “normativa más baja”?
EEUU es la única democracia que no ha ratificado la convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación de la mujer, no reconoce (al igual que Irán, Somalia o Sudán del Sur) al CEDAW, ni ha firmado el protocolo del mismo que, con sus fallos y lentitudes, permite las denuncias individuales por discriminación y la investigación internacional. Precisamente han sido los grupos que ahora se están sentando a negociar con la UE los que frenaron el proceso de ratificación, es decir: grupo conservador, el fundamentalismo religioso estadounidense y el sector empresarial, en base a tres argumentos, revestidos de ética, con efectos comerciales:
  • “Obligar a los EEUU a pagar a hombres y mujeres lo mismo por igual trabajo atenta contra las bases del sistema de libre comercio y es un ataque a nuestra soberanía” (Senadora Wendy McElroy)
  • La garantía de los derechos sexuales y reproductivos –públicos y gratuitos- y la libertad sexual son contrarios a los derechos religiosos, que prevalecen. “Son incompatibles con la tradición y la política de los EEUU que defienden la maternidad y ven a la maternidad con el mayor honor y respeto” (Y benefician a la sanidad privada)
  • La coeducación y la corresponsabilidad atentan contra los valores tradicionales de la familia “Son incompatibles con la tradición y la política de los EEUU que defienden la maternidad (Y sustentan los cuidados que permiten que el capitalismo funcione)
Entre los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo que EEUU no ha firmado se encuentran:
  • Igualdad de remuneración entre hombres y mujeres.
  • Apoyo a trabajadores/as con responsabilidades familiares.
  • Trabajadores/as domésticos.
  • Año 2000, Convenio sobre la protección de la maternidad (regulan los permisos, prestaciones, derecho a la lactancia)
El riesgo en el proceso de negociación comercial, que contempla todas las protecciones laborales que buscan la corresponsabilidad como COSTES a eliminar, es que las empresas europeas que los aceptaron obligadas y a regañadientes (como nos recordó el Círculo de Empresarios la semana pasada) por las legislaciones nacionales, aprovechen la coyuntura para presionar a los gobiernos, en aras del beneficio económico y el éxito comercial, para desregular y retroceder en este campo.
Nos preocupa también que, a través de la puesta en marcha de los tribunales ISDS, que equiparan multinacionales y estados soberanos a través de un burdo sistema de arbitraje, puedan sancionar en aras de los daños comerciales, políticas públicas de fomento de la corresponsabilidad que para nosotras son muy importantes, como la ampliación de los servicios públicos de guardería en el periodo de 0 a 3 años o la ampliación de los permisos de maternidad y paternidad iguales, intransferibles, ampliados y pagados.
De igual manera, en los procesos de privatización de servicios públicos y recortes en el Estado del Bienestar que están en juego, por la feminización del empleo público (precisamente por el mayor cumplimiento de las leyes de protección en lo público que en lo privado) lo que se destruye es empleo de calidad de las mujeres, transformándolo en empleo precario. Mientras nuestro secretario de estado de comercio, Jaime García–Legaz afirma que el TTIP creará 144.000 empleos, el Centro de investigación de política económica de los agentes de banca de Londres estiman en dos millones los empleos en riesgo entre EEUU y la UE. Las multinacionales no generan puestos de trabajo, aumentan sus beneficios, pero la creación de empleo nunca ha sido una prioridad, está siempre vinculada a la PyME.
Igualmente, cuando se recortan servicios públicos, aguantan el “shock social” las mujeres, haciéndose cargo de la sostenibilidad del bienestar y la vida, y minimizando los efectos de los recortes en servicios para la infancia, la salud o la dependencia. Sabemos también que en el caso de rentas altas, estos recortes se solventan traspasando las labores de cuidados a las mujeres del Sur, emigrantes, con el efecto devastador que tiene sobre sus propias sociedades de origen.
Siguiendo en la línea del avance de la precariedad, hay un área también muy feminizada, los servicios a las empresas y las comunicaciones y el sector cultural (la ICC) que también se van a ver afectados -el sector audiovisual, por la fuerte denuncia que ha tenido en Francia en su defensa de la excepción cultural parece que de momento se va a quedar fuera-. Reflexionando sobre los riesgos de la “maquilización de Europa”, pienso que nuestra maquila no va a ser tan industrial, como una maquila de la creatividad y el conocimiento. Contratos a tiempo parcial, trabajos desde casa que ahorran costes, negociación en solitario, jornadas eternas, efectos desocializadores que vuelven a invisibilizar el trabajo de las mujeres y que tienen una correlación sobre la salud y el bienestar (el aumento del consumo de psicofármacos). Como decía Benería sobre el hecho de haber sido poco tajantes, hemos hablado mucho de techos de cristal, que son muy importantes, que beneficiaban privilegios de clase, y no tanto de “suelos pegajosos” del riesgo de institucionalizar la precariedad, convertirla en norma y recortar la autonomía económica (con los efectos que tiene sobre la superación de la violencia de género o el día a día de familias monoparentales).
CONFLUENCIA CON EL ECOLOGISMO
En el proceso de confluencia del feminismo con la denuncia ecologista del TTIP ponemos el foco especialmente sobre la gran industria de la mercantilización y medicalización del cuerpo de las mujeres (no en vano L´Oreal es la segunda gran fortuna europea por detrás de Inditex, dos ejemplos de multinacionales con un patrón de consumo muy generizado y a la vez con una responsabilidad evidente sobre la explotación laboral de las mujeres del Sur). Pues bien, mientras que la UE prohíbe la utilización de 1200 sustancias químicas en este sector, EEUU prohíbe sólo 12, por lo que si en los procesos de negociación se va a la baja, la exposición a sustancias nocivas estará también generizada, a la vez que a través de la desregulación de la protección de datos para fines comerciales, estaremos bombardeadas por la llamada al consumo. La resistencia y la información que despleguemos aquí será clave.
También en el ámbito agrícola y ganadero (dejando a un lado el hecho de dar más espacio a multinacionales que están especulando con productos alimentarios básicos para la creación de agrocombustibles que impactan sobre la propiedad de la tierra de las mujeres y su soberanía alimentaria), en España corremos el riesgo de acelerar el proceso de DESPOBLACIÓN RURAL. Las mujeres están trabajando principalmente en las explotaciones familiares y en productos regulados y protegidos (denominaciones de origen) que están en riesgo frente a la entrada de las multinacionales agrarias y ganaderas estadounidenses. La emigración de las mujeres en el medio rural supone la muerte del mismo: se “solterizan” los pueblos envejecen, no hay niñ@s ni jóvenes, se pierden servicios básicos y se convierte en la pescadilla que muerde la cola, porque no atrae a nuevos pobladores.
POR TODO ESTO:
Como nos han dicho nuestras compañeras latinoamericanas, la clave ahora está en NO ACEPTAR ESTE MODELO COMO UN HECHO y luchar porque los valores de la economía feminista pasen al centro. Se trata de decir NO a los acuerdos, ya no basta con introducir cláusulas de género o denunciar, por ejemplo, el sesgo androcéntrico de quienes lo están negociando (como dicen María José Capellín y Amaia Pérez Orozco, los BBVAh: Blancos, burgueses, varones, adultos y heterosexuales). Se trata de hacer ver que la macroeconomía no es neutra y que el patriarcado y el neoliberalismo van de la mano y se refuerzan mutuamente. Se trata de entender que la denuncia del feminismo al neoliberalismo y al capitalismo más feroz apunta a la línea de flotación. Se está mercantilizando la vida, los cuerpos y nos toca ya llevar a la opinión pública el hecho de que el centro son las personas, no los mercados y empezar a socavar la lógica de la ACUMULACIÓN. Una vida dedicada al más, más, más lejos, más cantidad, ¿para qué? Nos toca el diálogo de confluencia con todas las economías críticas para generar una respuesta firme y crear alternativas y llevar al centro nuestra ECODEPENDENCIA y nuestra VULNERABILIDAD. La imagen de la competición individualizada y feroz, del sálvese quién pueda, es irreal e insostenible, porque la vida no es así, la vida es en relación. Por eso a pesar de la urgencia, no podemos renunciar a seguir pensando sobre el sentido de nuestro trabajo, ni renunciar a la terquedad de que no todo es monetizable.
Hay que huir también de los discursos que individualizan el “fracaso” y nos aíslan, sin tener en cuenta que estamos sufriendo las consecuencias de la avaricia y la extracción (de los cajeros) hecha política.
Podemos pararlo, ya se ha hecho antes, se han conseguido 500.000 firmas contra el TTIP en 5 días, con movilización en 27 países, ha habido protestas en más de 300 ciudades, están pendientes de sus costes electorales y creo que, con el feminismo también en pie, con la estrategia del vampiro que propone Susan Sontag, pararemos el TTIP exponiéndolo a la luz.

Páginas