Noticias de la Campaña estatal #NoalTTIP

El Congreso aprueba el CETA con el respaldo de PP y C’s y la abstención del PSOE

El Congreso aprueba el CETA con el respaldo de PP y C’s y la abstención del PSOE
Con 179 votos a favor, 79 en contra y 81 abstenciones, la Cámara Baja da luz verde al polémico acuerdo comercial entre la UE y Canadá, que ahora sigue su tramitación en el Senado, donde la mayoría absoluta del PP garantiza su aprobación. En el debate, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, arremetía contra el PSOE por su cambio de posición.
publico.es
MÁS INFORMACIÓN

ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL @Alopezdemiguel
El Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves el CETA, el polémico tratado comercial entre la UE y Canadá. Con 179 votos a favor, 79 en contra y 81 abstenciones, la Cámara Baja da luz verde al acuerdo, que ahora sigue su tramitación en el Senado, donde la mayoría absoluta del PP garantiza su aprobación.
En lo que respecta al CETA ha habido pocas sorpresas por parte de los grupos parlamentarios: PP, Ciudadanos, PNV y PDeCAT han votado a favor mientras que Unidos Podemos, ERC, Compromís y EH Bildu lo han hecho en contra. Como anunció la semana pasada, el PSOE ha decidido enmendar las hojas de ruta de la Gestora y de la primera dirección de Pedro Sánchez y se ha abstenido, pero no ha aclarado si tomará alguna iniciativa sobre el CETA en la votación en la Cámara Alta, que previsiblemente no tendrá lugar antes del nuevo periodo de sesiones, a mediados de septiembre.
Bustinduy: “Vamos a seguir peleando para parar este tratado. Con la soberanía del país no se juega; los derechos no están en venta”
Unidos Podemos ya ha anunciado que pedirá el control previo de constitucionalidad del tratado en el Senado, para que el Alto Tribunal aclare si el CETA cumple lo dispuesto en la Carta Magna.
Es la misma estrategia que siguieron en el Congreso de los Diputados, aunque en esta ocasión en PSOE votó en contra. Al mismo tiempo, el Grupo Confederal Unidos Podemos- En Comú Podem- En Marea seguirá solicitando el informe preceptivo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano de gobierno de los jueces, que hasta la fecha el Gobierno no ha reclamado. Como informó Público, el CGPJ pidió hace un mes un informe a su Gabinete Técnico para aclarar si debe o no pronunciarse sobre el acuerdo, aunque no han trascendido novedades al respecto.
Pablo Bustinduy, su portavoz en Exteriores, denunciaba este jueves que el proceso de ratificación del tratado ha sido “defectuoso” y ha estado “lleno de vicios”. En el debate sobre el acuerdo, antes de la votación, Bustinduy ha acusado al Gobierno de pisar al máximo el acelerador para lograr que el tratado salga adelante, porque es consciente de que la oposición social al CETA sigue creciendo. “Canadá representa un 0.5% de las exportaciones de España, es el país 38 en la lista”, afirmaba, insistiendo en que es un tratado “peligroso” y “anticonstitucional”.
“Vamos a seguir peleando para parar este tratado. Con la soberanía del país no se juega; los derechos no están en venta”, zanjaba.
Santamaría aprovecha el debate para criticar al PSOE
Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aprovechaba su intervención en el debate en nombre del Gobierno para criticar al PSOE por su cambio de posición. “Aunque algunos estrenen hoy posición, esta cámara ha debatido sobre el acuerdo hasta en dos ocasiones”.
Santamaría tiraba de hemeroteca y recordaba unas declaraciones del eurodiputado del PSOE Sergio Gutiérrez, en las que este aseguraba que el CETA “no suponía un peligro para el comercio europeo”, pero tampoco para los estándares “sociales y medioambientales” de la Unión. Casi la mitad de los socialistas europeos evitaron apoyar el CETA cuando fue sometido a votación en el Europarlamento, en febrero, pero la delegación del PSOE votó en bloque a favor del tratado.
La vicepresidenta afirmaba que el texto no ha cambiado desde entonces; “sólo [ha cambiado] el afán de algunos, que en su lucha por liderar la oposición no dudan en hacerse oposición a sí mismos”.

Concentración en Santander


Concentración en Santander

Contra la aprobación del tratado CETA en el Congreso.
¡Si a nuestros derechos sociales y laborales!
¡No a los tratados de libre comercio!
Miércoles 28 de junio, 19:00h
Frente a la delegación del Gobierno
C/Calvo Sotelo, 25

Prémer el botó del NO, és prémer el botó de la Democràcia: El CETA és un mal Acord

La Campanya Catalunya NO al TTIP, CETA, TISA ens dirigim als diputats catalans i diputades catalanes a Madrid que el proper dijous, 29 de juny  han de votar la ratificació del Tractat de lliure comerç entre Canadà i la UE, anomenat CETA.  Les més de 300 organitzacions que formem part de les Campanyes Ni CETA ni TTIP, a Catalunya, a l’Estat espanyol i a Europa, demanem als diputats i diputades el seu vot negatiu a la ratificació del CETA.
Lamentem profundament que el partit socialista (PSOE/PSC) finalment hagi decidit l’abstenció, que considerem un pas endavant respecte el seu posicionament anterior, tot i que no evitarà la ratificació d’aquest tractat. En aquest sentit traslladem al grup del PDCAT al Congrés que una majoria social està qüestionant els tractats de nova generació, que situa els interessos de les multinacionals per davant dels interessos de les persones i sectors industrials i de comerç local i territorial, especialment al teixit de les petites i mitjanes empreses i  sectors de la pagesia catalana que han destinat molta energia i recursos a superar crisis rere crisis i que amb aquests mal anomenats tractats de lliure comerç  ho tindran encara més complicat.
Alertem que el CETA un cop hagi entrat en vigor, és impossible de modificar, per això, les organitzacions aplegades en la Campanya Catalunya No al TTIP, CETA, TISA, demanem que abans de donar llum verda a aquest Tractat, es valori, sigui debatut en profunditat, amb tots els actors afectats i que es calibrin les seves conseqüències.
Som conscients del gran esforç que suposa per les forces polítiques representades al Congrés dels Diputats variar les seves posicions, però ens trobem en un moment decisiu, on sindicats, oneges, l’ecologisme polític i social, el món de la cultura, món del dret i la justícia, el moviment feminista, organitzacions de defensa dels consumidors, sectors de la pagesia, el món local, demanem que se’ns escoltin i s’atenguin les nostres peticions,  avalades per nombrosos estudis, per la comprovació “testada” del funcionament i conseqüències d’aquests tipus de tractats en altres indrets i perquè els diputats i diputades tenen la responsabilitat de prémer un botó havent escoltat les veus de la societat civil organitzada i mobilitzada durant més de tres anys, on se’ns ha negat un debat transparent i a la llum pública. Recordar als nostres representants que el CETA s’ha negociat a esquenes de la ciutadania i s’ha fet a la mida dels interessos de les multinacionals i poders corporatius.
Queden dos dies,  temps suficient per valorar i reflexionar sobre aquesta qüestió que hipotecarà la democràcia, els drets dels treballadors i treballadores, els interessos de les pimes i de la pagesia, els estàndards de protecció mediambiental i el principi de precaució, la sobirania alimentaria i la salut pública, els serveis públics i una justícia democràtica i igualitària.
Campanya Catalunya No al TTIP, CETA, TISA
barcelona.no.ttip@gmail.com

CONTACTES

Portaveus: Àlex Guillamon, 691 501 789 (Entrepobles) / Lucía Bárcena 616632954 (Ecologistes en Acció) / Cristina Pina 660801255 (EsF)
Comunicació: Rosa Mateu 647333897

Quedan dos días para cambiar al No!

En la campaña No al TTIP, CETA, TISA hemos recibido con desanimo la noticia de la decisión del PSOE de abstenerse en la votación sobre la ratificación del CETA.

Consideramos que es un paso adelante con respecto a su postura anterior, pero que en estas circunstancias no es la acción adecuada.
Dada la actual relación de fuerzas en el Congreso, y no siendo necesaria una mayoría absoluta para su aprobación, el proyecto de ley saldrá adelante si los votos negativos no suman más que los positivos.
El CETA no se podría modificar una vez entrado en vigor, por lo que sus efectos indeseables, suficientemente explicados en la carta enviada a los grupos parlamentarios con las firmas de cientos de organizaciones de la sociedad civil y personas relevantes de todos los ámbitos, se convertirían en legislación internacional, la cual, según la convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, estaría por encima de la Constitución Española.

Quedan aún dos días, tiempo suficiente para reflexionar.

Hacemos un llamamiento a cada parlamentario y cada parlamentaria para hacer historia y tomar decisiones valientes en favor de la gente común, no de los grupos de presión económicos, tan poderosos e insensibles.
En estos momentos, todas las miradas de las personas más activas y preocupadas por el bienestar de la sociedad, tanto europeas como canadienses, están puestas sobre el Estado español como miembro de la Unión Europea. No les defrauden.
Notas al editor

Más de 300 organizaciones piden a los grupos parlamentos que voten ‘no’ al CETA

Más de 300 organizaciones piden a los grupos parlamentos que voten ‘no’ al CETA
Representantes de la sociedad civil y de los ámbitos cultural, jurídico, académico y periodístico han entregado este lunes un escrito destinado a aquellos grupos parlamentarios que se muestran a favor del CETA y al Partido Socialista.
publico.es
Más información:

 
Una coalición de 330 organizaciones y representantes de la sociedad civil firman una carta en la que piden a los grupos parlamentarios que no ratifiquen el CETA. Representantes de la sociedad civil y de los ámbitos cultural, jurídico, académico y periodístico han entregado este lunes un escrito en el que llaman a los grupos parlamentarios a votar ‘no’ al tratado comercial con Canadá (CETA) al no estar al servicio del interés público.
El escrito va dirigido a aquellos grupos parlamentarios que se muestran a favor del CETA (PDECat, PNV, Ciudadanos y PP) y que en los próximos días tendrán que votar en el Congreso de los Diputados sobre la ratificación del Acuerdo de Comercio entre Canadá y Europa.
Pero la carta no solo va dirigida a estos grupos sino que también se envía al Partido Socialista, donde se le pide que la decisión final de su grupo parlamentario sea votar en contra del CETA. Según recogen una nota de prensa emitida esta lunes a esta se han sumado a través de Twitter miembros de los partidos socialdemócratas francés, inglés y canadiense solicitando al PSOE cambiar la abstención por una postura más clara de rechazo.
Con esta carta, los firmantes subrayan las preocupaciones crecientes sobre este tratado, reflejado en el elevado número y en la gran diversidad de personas y organizaciones firmantes. En este escribo recuerdan los principales “defectos” del tratado y la demanda, entre las que demandan un periodo de información y debate público en el que se consulte a todas las partes afectadas por el CETA; la democratización de las decisiones, la inclusión de mecanismos de resolución de conflictos, las garantías en el CETA, ninguna privatización y ningún organo que revise las regulaciones.
Esta carta está firmada por los secretarios generales de UGT (Pepe Álvarez), CCOO (Ignacio Fernández Toxo), CGT (José Manuel Muñoz) y de la Unión Sindical Obrera (Julio Salazar), así como de integrantes de organizaciones de consumidores como la secretaria general de FACUA (Olga Ruíz), jueces como Baltasar Garzón y la vocal Blanca Padrós del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona, y académicas como la catedrática universitaria Lina Gálvez.
Asimismo organizaciones como Amigos de la Tierra, ATTAC, Ecologistas en Acción y Greenpeace apoyan esta carta.

COAG, con el apoyo de Entrepueblos, publica un exhaustivo informe técnico sobre las repercusiones del CETA en el sector agrario español

COAG, con el apoyo de Entrepueblos, publica un exhaustivo informe técnico sobre las repercusiones del CETA en el sector agrario español.
Nuestra ganadería de vacuno de carne, porcino y leche, gran perjudicada. COAG pide a todos los grupos políticos que rechacen su ratificación en el Congreso.
Fuente
Descarga el informe completo
– El acuerdo de libre comercio de la UE con Canadá rebaja la estricta normativa comunitaria en materia de seguridad alimentaria, protección del medio ambiente, bienestar animal y derechos laborales.
– Entre otras cuestiones, permite tratamientos alternativos al agua limpia y potable para la desinfección de canales en mataderos como el agua caliente reciclada, tal y como se realiza en Canadá.
– El CETA sólo protege un 15% de las Denominaciones de Origen (DO) de la UE. Productores de naranja canadienses podrán utilizar como marca la denominación “Orange Valencia” aunque los cítricos estén producidos en Vancouver.
Madrid, 26 de junio de 2017. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), con el apoyo de Entrepueblos, ha elaborado un informe técnico sobre las repercusiones del Acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá (CETA).
Tras el análisis comparativo de la normativa comunitaria y canadiense y los textos que recoge el tratado, el informe concluye que la gran perjudicada en materia agraria será nuestra ganadería de carne de vacuno, porcino y leche. El CETA producirá una entrada adicional de carne de vacuno en la UE a arancel 0%, lo que ejercerá una fuerte presión a la baja en los precios del mercado interno de carne de vacuno a nivel comunitario y estatal. Sin olvidar que esta carne entrará libremente en la UE habiendo sido tratada previamente en origen con desinfectantes de canales como el ácido láctico (habitualmente utilizado en los mataderos canadienses y cuyo uso fue autorizado en la UE en 2013 como consecuencia de las negociaciones del TTIP) o con tratamientos alternativos al agua limpia o el agua potable como el agua caliente reciclada (también habitualmente utilizada en los mataderos canadienses y cuyo uso fue autorizado en la UE en 2015 como consecuencia de las negociaciones del CETA).
Asimismo, está prevista una entrada adicional de carne de porcino que podría afectar a piezas de alto valor añadido con el consiguiente impacto en los precios y los mercados. Otro elemento de preocupación es la posible entrada de carne y leche producida con hormonas en Canadá, lo que además de suponer una competencia desleal, pone en cuestión la seguridad alimentaria en Europa.
En cuanto a las Denominaciones de Origen (DO), el CETA sólo protege una pequeña parte del total de DO existentes en Europa: 176 DOs e IGs de productos agroalimentarios europeos, que representan menos del 15% de las más de 1.308 incluidas en el registro europeo. “Por ejemplo, aunque Canadá reconocerá como marca de la UE los productos etiquetados como Cítricos Valencianos o Cítrics Valencians, se permitirá seguir operando a marcas canadienses como Orange Valencia o Valencia Orange”, subraya el texto del informe de los Servicios Técnicos de COAG.
En palabras del Secretario General de COAG, Miguel Blanco, “el CETA es un acuerdo que rebaja la estricta normativa comunitaria en materia de producción y seguridad alimentaria, protección del medio ambiente, bienestar animal y derechos laborales, que influirá negativamente en los ingresos de los agricultores y ganaderos europeos, la calidad y seguridad de los productos a disposición del consumidor, los derechos laborales la calidad del medio ambiente y el bienestar de los animales”. Por todo ello, COAG pide a todos los grupos políticos que voten en contra de su ratificación en el Pleno de Congreso de los Diputados.
El texto del CETA respeta las disposiciones sanitarias y fitosanitarias de la UE y Canadá, pero tiene el objetivo de «armonizar» éstas y el resto de la normativa en la medida de lo posible. En este sentido, COAG y Entrepueblos muestran su preocupación porque “los tribunales de arbitraje, aún en su versión modificada (ICS) y la cooperación reguladora que contempla en CETA presionarán constantemente a la baja las normativas. De hecho la UE ya está rebajándolas en varios casos para adaptarse a estos tratados”, ha subrayado Àlex Guillamón, Coordinador de Entrepueblos.

Más de 300 organizaciones y una amplia representación de la sociedad civil firman una carta instando a los grupos parlamentarios a no ratificar el CET

Más de 300 organizaciones y una amplia representación de la sociedad civil firman una carta instando a los grupos parlamentarios a no ratificar el CETA
· Una coalición de 330 representantes de la sociedad civil y de los ámbitos cultural, jurídico, académico y periodístico han entregado hoy una carta llamando a los grupos parlamentarios a no ratificar el tratado comercial con Canadá (CETA) al no estar al servicio del interés público.
· Entre las primeras firmas están las de los secretarios generales de UGT (Pepe Álvarez), CCOO (Ignacio Fernández Toxo), COAG (Miguel Blanco Suaña), Sindicato Labrego Galego (Isabel Vilalba Seivane), CGT (José Manuel Muñoz Póliz), la USO (Julio Salazar), el SAT (Óscar Reina Gómez) y la secretaria general de FACUA (Olga Ruíz).
· También la han firmado la vocal del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona, Blanca Padrós y el ex juez Baltasar Garzón, académicos como Lina Gálvez, Carlos Berzosa, Marina Subirats, Carlos A. González Svatetz, Arcadi Oliveres I Boadella o el actor Alberto San Juan. Apoyan la carta decenas de coordinadoras autonómicas de ONG de cooperación, la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, asociaciones profesionales como la Asociación Profesional Taxi, la Asociacion de Taxistas Autonomos de Catalunya y Elite Taxi.
· También apoyan la carta organizaciones como Amigos de la Tierra, ATTAC, Ecologistas en Acción y Greenpeace.
La carta está dirigida a los grupos parlamentarios a favor del tratado –PDECat, PNV, Ciudadanos y PP– y que en los próximos días tendrán que votar en el Congreso de los Diputados sobre la ratificación del Acuerdo de Comercio entre Canadá y Europa.
La carta también se envía al Partido Socialista, donde se le pide que la decisión final de su grupo parlamentario sea votar en contra del CETA. A esta petición se han sumado a través de Twitter miembros de los partidos socialdemócratas francés, inglés y canadiense solicitando al PSOE cambiar la abstención por una postura más clara de rechazo.
El texto subraya las preocupaciones crecientes sobre este tratado, reflejado en el elevado número y en la gran diversidad de personas y organizaciones firmantes.
La campaña No al TTIP, CETA y TiSA, impulsora de esta iniciativa, afirma que “la gente de Europa no quiere un tratado que solo beneficia a las grandes corporaciones y que amenaza nuestro frágil planeta y nuestros derechos fundamentales. Llamamos a los grupos parlamentarios a representar a la ciudadanía y a rechazar cualquier acuerdo que no esté al servicio del interés público”.
La carta recuerda los principales defectos del tratado y demanda:
– Un periodo de información y debate público en el que se consulte a todas las partes afectadas por el CETA.
– La democratización de los procesos de toma de decisión, tanto para el CETA como para futuros acuerdos de comercio y de inversión de la Unión Europea.
– La exclusión de cualquier mecanismo de resolución de conflictos entre estados e inversores (como el ICS en el CETA) que garantizan a las corporaciones un sistema judicial paralelo para demandar a los gobiernos.
– Garantías claras que defiendan los estándares sociales y ambientales en el CETA.
– Ningún órgano de Cooperación Reguladora que pueda someter a una revisión permanente nuestras regulaciones actuales o futuras.
– Ninguna privatización de nuestra salud, educación u otros servicios públicos.
 
Carta con firmas DEFINITIVO baja resolución

Narbona afirma que el PSOE anunciará su postura definitiva sobre el CETA tras Narbona (PSOE) asegura que el CETA pone en peligro 200.000 puestos de trabajo en la Unión Europeacon los sindicatos

Narbona (PSOE) asegura que el CETA pone en peligro 200.000 puestos de trabajo en la Unión Europea
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ha defendido el viraje de la posición de su partido ante el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA), y ha advertido que pone en peligro 200.000 puestos en la Unión Europea, citando un informe de la Comisión de Empleo de Parlamento Europeo.
lavanguardia.com
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ha defendido el viraje de la posición de su partido ante el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA), y ha advertido que pone en peligro 200.000 puestos en la Unión Europea, citando un informe de la Comisión de Empleo de Parlamento Europeo.
En una entrevista a Radio Nacional recogida por Europa Press, Narbona ha expuesto argumentos para el cambio de posición del PSOE, como “el exceso de protección a inversores extranjeros” con “la creación de discutibles tribunales de arbitraje”, o el hecho de que “no proteja más que a 27 de las 246 denominaciones de origen” españolas en una “industria fundamental” como la agroalimentaria.
Del mismo modo, la presidenta del PSOE ha respondido a las declaraciones del comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, Pierre Moscovici, que este pasado jueves, tras reunirse con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, afirmó que no es incompatible ser de izquierdas y apoyar la globalización.
“No cuestionamos la globalización sino una forma de globalizar que ha ido encaminando la libertad plena de los capitales a costa de los derechos ambientales, sociales y laborales”, ha expuesto Narbona recordando que la votación del CETA en el Parlamento Europeo ya generó disensión entre los eurodiputados de partidos socialistas.
Del mismo modo, la presidenta del PSOE ha negado que el movimiento del PSOE responda a un acercamiento a Podemos, asegurando que la nueva posición ante el CETA estaba “desde febrero” en el documento de campaña de Pedro Sánchez para las primarias a la Secretaría General del partido.
Narbona anunció el pasado miércoles el cambio de posición del PSOE sobre este asunto. “No lo vamos a apoyar”, respondió Narbona en su cuenta en la red social Twitter a un usuario que le había advertido de que apoyar el CETA “no es de izquierdas”.

Documentos confidenciales del tratado de comercio entre Japón y la UE disparan las alarmas ecologistas

Documentos confidenciales del tratado de comercio entre Japón y la UE disparan las alarmas ecologistas

  • Los borradores muestran que los artículos referidos al desarrollo sostenible implican compromisos voluntarios más que obligaciones para las partes
  • Los términos de la negociación que ha obtenido Greenpeace Holanda “muestran que los estados siguen manteniendo conversaciones secretas”, dice la ONG
  • La falta de control de importación de madera ilegal o la ausencia de mención a la caza de ballenas japonesa, destacan entre los aspectos oscuros del JEFTA

Raúl Rejón
eldiario.es
Cuando un cambio de postura, aún no firme, del PSOE sobre el tratado de libre comercio con Canadá (el CETA) mantiene los focos puestos en la decisión final de los socialistas, la Unión Europea continúa construyendo acuerdos para liberalizar las transacciones con otros grandes agentes económicos. En este caso Japón, mediante el llamado JEFTA.
La negociación está a punto de llegar a su vigésima ronda. Ahora, una batería de documentos internos obtenidos por Greenpeace Holanda que ha podido revisar eldiario.es arroja sombras, especialmente medioambientales, sobre el texto que se prepara.
Las conversaciones entre Japón y la UE también están marcadas por el secreto (una de las principales críticas que se le hizo al finalmente abortado TTIP con EEUU). Los documentos obtenidos por la ONG, que abarcan versiones desde inicios de 2016 a inicios de 2017, revelan que, a la hora de concretar la protección del medioambiente y el desarrollo sostenible, el articulado utiliza un lenguaje suave. Más firme son los artículos que regulan la evaporación de barreras comerciales, las inversiones empresariales y los tribunales de arbitraje entre países y corporaciones.
Así, los borradores hablan de que “las partes acentúan la importancia de conseguir la potenciación mutua entre comercio y medioambiente” pero aclarando que en ningún caso el JEFTA pretende “armonizar los estándares laborales o medioambientales de las partes”.
En ese sentido, durante todo el capítulo de desarrollo sostenible (los artículos que afectan al medioambiente), los documentos confidenciales repiten que Japón y la UE “reafirman su compromiso” con el Acuerdo de París contra el cambio climático o que ambos “se esforzarán” por facilitar el comercio de bienes y servicios que ayuden a mitigar los efectos del calentamiento global o aquellos “que promuevan los derechos sociales y las prácticas ambientalmente respetuosas”.
Por el otro lado, los textos a los que tuvo acceso la organización desgranan obligaciones concretas de los firmantes en cuanto a la apertura de mercados: ahí sí se especifica qué se tiene que cumplir sí o sí: “Ninguna parte podrá expropiar” inversiones de la otra (salvo con requisitos muy concretos), o que “cada parte reducirá o eliminará las barreras comerciales sobre los productos producidos por la otra parte”.
” Los documentos filtrados muestran que los gobiernos de la UE y de Europa siguen manteniendo conversaciones secretas que ponen en riesgo los avances en materia de medio ambiente ha asegurado el portavoz de Greenpeace, Kees Kodde. La organización teme que, más allá de los aspectos técnicos del tratado, la falta de transparencia conlleve que se conviertan en “barreras comerciales el conjunto de derechos, salvaguardas ambientales, etiquetado para la seguridad alimentaria o criterios de contratación que definen el bien común”.
Protección de los bosques
Uno de los aspectos concretos en los que la Unión Europea había expresado preocupación previa era el comercio de madera. Uno de los principales impactos ambientales del JEFTA será la expansión de la actividad económica en general que conllevará una mayor demanda e importaciones de ese material
La evaluación previa sobre sostenibilidad del tratado en ciernes con Japón redactada por la UE expresaba que el peligro estaba en “los estados desde los que se importa la madera”. Varios de los estados de origen están calificados como “de alto riesgo” en cuanto a “productos ilegales e insostenibles” por su pobre regulación. Y señalaba a China, Malasia, Indonesia, Filipinas o Vietnam.
La cuestión es que Japón es el mayor importador mundial (no toca sus masas forestales) pero tiene poco control interno sobre importación. La evaluación establecía que “la incapacidad de Japón para controlar efectivamente sus importaciones de madera ilegal ha tenido efecto en las negociaciones de la Union Europa con Malasia para un Acuerdo Voluntario entre partes”.
A pesar de esto, el artículo del JEFTA dedicado a los bosques no le impone grandes dificultades al país nipón: se dice que reconoce la importancia de asegurar la conservación y uso sostenible de los bosques y que promocionará la conservación y contribuirá a atajar la explotación forestal ilegal.
Caza de cetáceos para investigación
Otro ejemplo sobre cómo solo se rozan las implicaciones ecológicas de multiplicar el comercio y la actividad económica atañe al impacto sobre la biodiversidad del planeta. El JEFTA se encamina, según los documentos de trabajo revisados, hacia realizar una declaración amplia de principios: “Cada parte promocionará el uso de productos que sean obtenidos mediante un uso sostenible de los recursos naturales y que contribuyan a la conservación de la biodiversidad”, puede leerse en las últimas versiones.
Contrasta con la campaña anual de caza de ballenas que realiza la flota japonesa en aguas del Antártico. El pasado 31 de marzo terminó su temporada con más de 300 cetáceos abatidos. A pesar de reconocer la Unión que es uno de los puntos más conflictivos, la caza de ballenas ni siquiera se ha discutido.
El acuerdo hace referencia a que se “implementarán medidas efectivas para combatir el comercio de especies silvestres en peligro”. Las recogidas en la convención CITES. Esa convención descansa en los criterios de la Comisión Ballenera Internacional (IWC) para el caso de los cetáceos.
Pero si la IWC tiene establecido la prohibición de la caza comercial de ballenas desde hace décadas (solo Islandia y Noruega no la reconocen), Japón mata en cada temporada unos tres centenares de ballenas. Su Agencia de Pesca justifica que se hace con un “propósito investigador para estudiar el sistema ecológico en el océano Antártico”.

Páginas